Inspector amenaza a activista cubana: «Ojalá no lo lamentes»/Imágenes tomadas de redes sociales

La activista cubana Diasniurka Salcedo Verdecia denunció en las redes fue amenazada por un inspector de la Oficina de impuestos en La Habana (ONAT), la opositora que es peluquera por cuenta propia aseguró que tiene todas sus cuentas claras con los respectivos comprobantes.


«Dios mío señor es imposible tener tranquilidad en este país…hoy me levanto y viene un personaje que no se presentó según él a cobrarme mi declaración jurada, por mi negocio de peluquería, declaración que yo pago junto con todo y tengo comprobante de todo. Le dije yo pagué todo, no debo nada, y me dice es un error pero debes ir a la ONAT», contó Salcedo Verdecia, que le contestó rápidamente que no iría, porque el mal trabajo no era asunto de ella.

Dios mío señor es imposible tener tranquilidad en este país cojjjjjjjj , hoy me levanto y viene un personaje que no se…

Publicada por Diasniurka Salcedo Verdecia en Sábado, 24 de octubre de 2020

«…El muy cobarde me dice oye ve a ver qué dices que vives en un país libre que (te da de todo)», añadió.

«No pude aguantar le dije señor como vivo en un país libre según usted pues digo lo que me de la gana. Vivo en un país de porquería, en el que no te dejan expresar. El muy loco se fue echando humo, insultándome. Me dijo: «Ojalá no lo lamentes. ¿Me amenazó o será idea mía? En este momento pienso hay cubanos que merecen lo que tienen carajo», detalló.


«Y nada que si no estoy clara pago todo doble porque alguien se equivocó, pero coño siempre a su favor. Quisiera encontrar la historia de que a alguien le pagaron doble. Siempre para ellos hasta cuándo el descaro. A los cuenta propias ojo con sus cuentas. Y a ese señor le digo vivo en país que sí carece de todo…hasta de personas sin vergüenza y dignidad como usted. Y no diré más por el respeto que no se merece viejo de 😡😡😡😠🤬🤬🤬🤬🤬🤬, ojo déjense de invento que yo guardo todos mis comprobantes hasta del 2015 porque se como funcionan ok, a inventar con otro», concluyó.