Cienfuegos. Foto: lezumbalaberenjena / Flickr / Licencia 2.0 Generic (CC BY-NC-ND 2.0)

La inmobiliaria Urbas Grupo Financiero está a punto de lanzar un megaproyecto de 3.000 millones de euros en Cienfuegos, mientras está siendo investigada por la justicia española por presunta estafa, informa Diario de Cuba.


El proceso contra Urbas se inició el pasado 2017, luego de que la Fiscalía Anticorrupción entendió la empresa cometió posibles delitos de estafa, delito relativo al mercado y los consumidores, y delitos societarios.

A la par de que la inmobiliaria está siendo procesada por un juez de la Audiencia Nacional de España, el Grupo Financiero concreta el megaproyecto turístico, y avanza en posibles alianzas, que involucran las energías renovables y construcción, por la parte cubana el encargado de afianzar el negocio es el viceprimer ministro Ramiro Valdés Menéndez.

En estos momentos, el presidente de la firma, Juan Antonio Acevedo Fernández se encuentra en la Isla, para lanzar el Rancho Luna-La Milpa, en Cienfuegos.

Urbas ha puesto toda su confianza en que tendrá lugar una mayor apertura de las relaciones entre Cuba y EEUU, con la llegada a la presidencia del demócrata Joe Biden, indicó un reporte del medio El Plural.


El ejecutivo español también ha tenido encuentros con el ministro de Construcción, René Mesa Villafaña, con el objetivo de posibilitar la homologación de las compañías constructoras del grupo, y que estas puedan operar en la Isla, ya fuere trabajando para el Estado o para otros inversores nacionales o internacionales.

Acevedo Fernández cerró la creación de una empresa mixta con Cubagolf, una filial de la estatal CubaSol, con un contrato por medio siglo.

CubaGolf tiene planes de convertirse en accionista de compañías que se establezcan en el país, para invertir en desarrollos inmobiliarios con vínculos con actividades turísticas relacionadas al golf.

Rancho Luna-La Milpa se materializará como un complejo turístico y residencial en la Península de Pasacaballos, al sur de Cienfuegos, cuyo plan de desarrollo es de 25 años dividido en cinco fases.

El complejo se expandirá en una superficie que supera las 1.000 hectáreas, en las que se construirán seis hoteles de lujo, 3.400 villas, con más de 11.000 apartamentos y cinco campos de golf.

La marina tendrá una capacidad para 400 megayates, centros comerciales y de ocio, un centro ecuestre, entre otras instalaciones.