Cubanos varados en Surinam/Imagen de archivo

Juan Norlis Alonso, es uno de los 462 inmigrantes cubanos que se encuentra varado en Nickerie, en la frontera de Surinam con Guyana y ha negado que busque llegar a EEUU porque ese país lo haya alentado a emprender la peligrosa travesía, informa Martí Noticias.

«En ningún momento el Gobierno de EEUU nos ha alentado a abandonar nuestra patria. Somos nosotros que vemos y entendemos que en EEUU contamos con libertad de expresión, podemos expresar nuestros sentimientos sin censura», sostuvo Norlis Alonso.


Otra inmigrante identificada como Roxana aseguró no piensan retornar a la Mayor de las Antillas.

«No vamos a regresar a Cuba, nuestros hijos serían mirados mal en la escuela por ser integrantes de una caravana; que nos dejen pasar porque todo cubano tiene deseos de ser libre, aquí (en Surinam) no lo vamos a ser, y en Cuba mucho menos», explicó.

Los migrantes cubanos se encuentran plantados en las instalaciones del muelle de salida del ferry que comunica a Surinam con Guyana, desde el pasado 30 de noviembre.

En estos momentos ese ferry no está operando por el singular panorama de la pandemia de Covid-19.


En días recientes a través de un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) el régimen cubano culpaba a Washington de que este grupo de cubanos, cifrado en alrededor de 500 personas por la agencia de noticias británica Reuters, buscara la manera de emigrar a Estados Unidos.

Acerca del hecho el MINREX declaraba que habían «sostenido intercambios con las autoridades locales, a quienes hemos trasladado que estas intenciones son el resultado, en gran medida, de la adopción, por parte de los EEUU, de medidas políticamente motivadas que obstaculizan un flujo migratorio regular, ordenado y seguro entre Cuba y ese país; así como del incumplimiento, también por la parte estadounidense, de los acuerdos migratorios vigentes, en particular lo relacionado con el no otorgamiento del número mínimo de visas para ciudadanos cubanos que desean emigrar».

En el comunicado el Gobierno cubano añadía que los isleños podían regresar al país caribeño que serían recibidos.

Un inmigrante con una orientación sexual diferente, Leonel Rodríguez, dijo a TV Martí que fue «reprimido, asediado y detenido» en varias ocasiones en Cuba, únicamente por ser gay.

«No querían que estuviera en los parques, hacían recogidas y me metían en calabozos», reveló.

«No tengo miedo (…) Pasé dos años en el Servicio Militar Activo, estoy preparado hasta para la guerra», asegura Rodríguez, quien tampoco se ha sentido cómodo en Surinam.

«Estoy dispuesto a perder la vida con tal de no regresar a Cuba», añadió zanjando el tema.

El grupo de varados en Nickerie está compuesto por 11 menores, 193 mujeres, cuatro embarazadas y 258 hombres.