Informe de OCC revela se han incrementado las protestas en Cuba en los últimos meses/Imagen de archivo

El Observatorio Cubano de Conflictos (OCC), organismo independiente que monitorea las protestas en el país caribeño, registró 122 acciones de este tipo en diciembre, y dio a conocer que se triplicaron las manifestaciones públicas en la Isla entre septiembre y el último mes de 2020, informa Diario de Cuba.

Según la entidad, se observa un aumento sustancial de las protestas, que fueron 42 en septiembre, 88 en octubre y 110 en noviembre.


Para el OCC se evidencia el «descontento de la población contra el Gobierno de Miguel Díaz-Canel», notable «en una sociedad donde no hay espacio político, legal, ni institucional para el ejercicio de la protesta, pero donde la ciudadanía lo está creando con su acción práctica».

El informe añade que «otro dato revelador es que a lo largo del periodo observado, y a pesar de la crítica situación económica y social, la cantidad de demostraciones por motivos políticos y civiles (26, 55, 91 y 96) ha sido mayor cada mes que la de las impulsadas por motivaciones económicas y sociales (16, 33, 19 y 26)».

En diciembre 72 manifestaciones tuvieron lugar a raíz de los sucesos con los activistas de San Isidro y por la plataforma 27N, mientras el 46% de las protestas, unas 56 se dieron como respuesta al abuso policial y represión en la Isla.

A la par que 26 surgieron por motivos económicos y sociales, en rechazo al denominado «ordenamiento monetario» de enero.


El reporte del organismo indicó que dicho proceso ha provocado un «aumento generalizado de precios, entre ellos uno desmesurado de la tarifa eléctrica, de nueve centavos a 40 el kilovatio hora (KWh)», recordando que «la magnitud de la reacción popular obligó al Gobierno a replegarse y dejarla en 33 centavos».

De igual modo menciona las reacciones por los precios de los helados en Coppelía, y resume que «el Gobierno de Díaz-Canel, incapaz de soluciones abiertas y creativas, trata infructuosamente de controlar la situación con estrategias que ya no funcionan, como la represión y campañas de descrédito».