Miguel Díaz-Canel y Xi Jinping/Imagen tomada de Vanguardia

Datos de la Oficina de Aduanas de China revelaron que las importaciones del régimen cubano desde el gigante asiático, cayeron a 483 millones de dólares en 2020, en comparación con los 791 millones del año anterior, un comportamiento que se ha repetido en el último lustro, informa Diario de Cuba citando reporte original de Efe.


Como en la Isla no se produce prácticamente nada, su consumo nacional depende en gran parte de las importaciones, y desde 2015 ha vuelto a comenzar a atrasarse con los pagos a proveedores extranjeros, debido a la crisis económica-política y social en Venezuela, su principal aliado.

Los últimos datos de la Oficina de Aduanas china, indican que el comercio por lo general estuvo por debajo de los 1.000 millones de USD, el más bajo en una década, destacan.

El país caribeño exporta a China níquel y azúcar mayoritariamente, pero importa una gran cantidad de suministros, desde materias primas y alimentos hasta maquina y equipos de transporte.

Aunque Cuba tiene tres empresas farmacéuticas en China actualmente, y el país asiático ha invertido en energías alternativas en la Isla, así como también financia el desarrollo de la industria ligera, las comunicaciones y otros sectores.


No obstante, fuetes diplomáticas y de negocios, han confesado que sus homólogos chinos se han quejado durante años de las dilaciones en los pagos por parte de Cuba.

Según fuentes que no revelaron su identidad, la caída de las exportaciones en 2020, estuvo más vinculada a los problemas de pago, que a la situación con el Covid-19.

Un empresario europeo comentó que «los cubanos no tienen dinero» y China no está dispuesta a cubrir «el comercio y sus empresas, quieren que se les pague», insistió en este sentido.