Tras más de 57 años de silencio, múltiples pinturas de Celia Cruz se exhibieron en una feria de arte en La Habana, resalta Notimex.

Asimismo, dos retratos de la icónica figura, según señaló Omer Pardillo, albacea de su legado, también se mostraron al público y se pusieron en venta.

La iniciativa surge años después de que la Guarachera del Mundo abandonara su país, en 1960, junto a la Sonora Matancera, y le fuera prohibida la entrada, por lo que nunca pudo regresar.