Iglesias de Cuba y Miami se unen para orar por el Movimiento San Isidro/Imágenes tomadas de redes sociales/autor: Adrián Martínez Cádiz

La iglesia de Cuba y Miami se unen para orar por la situación que viven unos jóvenes artistas e intelectuales cubanos acuartelados en la sede del Movimiento San Isidro, en la calle Damas 955, La Habana Vieja, un grupo de ellos en huelga de hambre desde el pasado 18 de noviembre, pidiendo la liberación del rapero contestatario Denis Solís, condenado a 8 meses de cárcel, por un supuesto delito de «desacato».


En horas de la mañana de este jueves 26 de noviembre, cuando se celebra el Día de Acción de Gracias, la Ermita de la Caridad del Cobre en Miami realizó una misa para pedir la fortaleza de Dios para los hermanos huelguistas que se encuentran en la Isla.

La Iglesia Católica de San Lázaro situada en Hialeah también llevará a cabo una misa mañana viernes 27 de noviembre, a las 7:30 pm, para rezar por los miembros del Movimiento, reportó ADN Cuba.

A través de un comunicado el Doctor en Filosofía Orlando Gutiérrez Boronat, explicó que estaban convocando para que más personas se unieran en oración «por los valientes luchadores cívicos del Movimiento San Isidro».

Mientras en la Isla sacerdotes y laicos también se han unido a los reclamos de diálogo, exigiendo al régimen «no dejar morir» a estos jóvenes que se han plantado ante la injusticia.


Orgullo de mi iglesia católica. Hoy se reunieron sacerdotes, religiosos y religiosas en la Basílica Menor de La Virgen…

Publicada por Adrian Martínez Cádiz en Miércoles, 25 de noviembre de 2020

Desde la cuenta de Facebook de Vida Cristiana, el padre David Pantaleón, superior de los Jesuitas en Cuba, denunció que la Seguridad del Estado le impidió entrar a la sede a una monja que buscaba cómo asistirlos, y hacía un llamado al diálogo y a la reconciliación.

A continuación las palabras de Pantaleón:

Mensaje del P. David Pantaleón ✍superior de los Jesuitas en Cuba con motivo de lo que sucede en el barrio de San Isidro🇨🇺👇⛪🙏

Una hermana religiosa intentó llegar, sin publicidad y sin cámaras, hasta el grupo de jóvenes de San Isidro que están hace varios días encerrados en su local. Ellos permanecen allí pidiendo la liberación de uno de sus compañeros que consideran apresado injustamente y condenado sin defensa. La monja solo quería dar un poco de asistencia religiosa ante la seria amenaza de muerte de los que llevan varios días en huelga de hambre y sed. Estaba allí sin más bandera que la compasión por el que sufre, estaba allí empujada por su fe, por su vocación cristiana. Quería transmitirle consuelo y esperanza con su sola y frágil presencia de mujer consagrada. Pero no la dejaron acercarse. Le prohibieron entrar. Hasta en la celda de un criminal confeso, en cualquier lugar del mundo, se permite la visita del que trae el aliento de la fe. Hasta los presos condenados a muerte mantienen esos derechos. Nos duele todo esto. No podemos cerrar los ojos y mirar hacia otro lado. No se trata solo de quien tiene la razón o no. No se trata de ideologías de izquierda o de derecha. Se trata de cosas tan simples como el derecho a vivir, a expresar lo que se piensa, a dialogar las diferencias sin “satanizar” al contrario, a que se respete la dignidad de todos y todas. Y en este caso en concreto es el derecho (hasta por humana compasión) a la asistencia religiosa en momentos de peligro. Que les llegue, rompiendo muros y encierros, nuestra oración y aliento a los que allí sufren injustamente. Y que el Dios bueno, Padre de todos, abra caminos de dialogo y reconciliación.

P. David Pantaleón sj

24 de noviembre del 2020La Habana. Cuba

Mensaje del P. David Pantaleón ✍superior de los Jesuitas en Cuba con motivo de lo que sucede en el barrio de San…

Publicada por Vida Cristiana en Martes, 24 de noviembre de 2020