El viernes en la tarde, el huracán Larry se había intensificado hasta convertirse en una tormenta de categoría 2.

A las 5 p.m., Larry se encontraba a 1.890 millas al oeste de las islas de Cabo Verde y a 2.125 millas al este de las islas de Sotavento. La tormenta tenía vientos máximos sostenidos de 100 mph y se movía hacia el oeste-noroeste a 16 mph.


«Larry se está moviendo hacia el oeste-noroeste cerca de 16 mph y se espera que este movimiento continúe durante el fin de semana. Se pronostica un giro hacia el noroeste a principios de la próxima semana», dijeron los meteorólogos.

Se espera un fortalecimiento adicional durante los próximos días y es probable que Larry se convierta en un gran huracán esta semana.

Se espera que el oleaje generado por Larry llegue a las Antillas Menores el domingo. Es probable que un oleaje significativo llegue a las Bermudas y a la costa este de los Estados Unidos después del lunes feriado por Día del Trabajo.

No hay alertas ni advertencias costeras vigentes. Los meteorólogos han dicho que las condiciones para una temporada superior a la media son incluso más favorables de lo que se había predicho anteriormente.

El Centro de Predicción del Clima de la NOAA anteriormente ponía las posibilidades de una temporada por encima de lo normal en un 30%. Eso es ahora hasta un 45% en la última perspectiva.

La probabilidad de una actividad casi normal ahora es del 35%, y la probabilidad de una actividad por debajo de lo normal se ha reducido al 20%, dijeron los meteorólogos.

El número de tormentas pronosticadas también es mayor y la NOAA ahora espera entre 10 y 17 tormentas con nombre. Se pronostica que de cinco a nueve de ellos se convertirán en huracanes.