José Antonio Jiménez, de 55 años,será ejecutado mañana jueves por el violento asesinato hace 26 años de Phyliss Minas, de 63 años y empleada de los tribunales de Miami-Dade.


Jiménez, adicto a las drogas, entró a la fuerza a la vivienda y la apuñaló de manera violenta para robarle. Veintiséis años después del asesinato de Minas, Jiménez debe ser ejecutado el jueves por la noche en la Prisión Estatal de la Florida en Stark.

El asesino fue también encontrado culpable de otro asesinato ocurrido en 1990. 

El gobernador Rick Scott programó originalmente la ejecución de Jiménez para el 18 de julio, pero la Corte Suprema de la Florida la suspendió cuando los abogados defensores alegaron que North Miami no había entregado registros policiales clave. La Corte Suprema rechazó la apelación en octubre, lo que allanó el camino para la ejecución de Jiménez por inyección letal.

Jiménez que aún está intentando no ser ejecutado el próximo jueves golpeó repetidas veces y la apuñaló ocho veces, dos en el corazón a su víctima.