Un hombre de Plantation en el sur de la Florida no podía creer sus ojos cuando la factura de su estancia en un hospital local llegó a su buzón de correos.


John Place estuvo ingresado 45 días, de los cuales 20 estuvo conectado a un respirador artificial. La factura que recibió en su casa, semanas luego de que le dieran el acta, fue de $906 mil dólares.

“La gente dirá que tu vida no tiene precio. Es una pequeña factura que pagar, pero en realidad no lo es. Nunca había visto mi nombre adjunto a un número como ese. Nunca ”, dijo John a Local 10 News.

El número está cerca de $ 1 millón y eso es solo la factura del hospital. Probablemente será aún más una vez que lleguen todas las facturas.

John dijo que aún se está recuperando del peligroso virus que casi cobra su vida. “Mi mano derecha está completamente entumecida. No puedo levantar más de 10 libras con ambas manos, mi hombro todavía está muy débil. Tengo entumecimiento en mi pierna izquierda ”, contó.


Su espalda baja está entumecida y dijo que su cuello y cuero cabelludo también están entumecidos.

«No puedo pagar eso», dijo explicando que desde marzo están sin trabajo.

La ley del CARES ACT incluye un alivio para proveedores de $ 100 mil millones donde los proveedores de atención médica pueden recuperar los costos de las personas sin seguro. Pero este no es el caso de John que si tiene seguro médico con un plan con altos deducibles y limitada cobertura.

Su esposa Michelle dijo que siempre han pagado sus facturas a tiempo y tienen un buen crédito. «Nunca hemos tenido este tipo de factura sobre nuestras cabezas».

Para ayudar con los gastos un miembro de la familia creó una cuenta en Gofundme. La pareja teme que si no pueden pagar las facturas, se arruinarán financieramente.