Haydée Milanés rechaza los mítines de repudio que la Seguridad del Estado organiza contra opositores/Imagen de archivo

La cantante cubana Haydée Milanés, hija del reconocido trovador cubano Pablo Milanés, ha vuelto a alzar su voz en redes sociales para defender a los opositores, periodistas y artistas cubanos que piensan de manera diferente, y buscan otra Cuba posible desafiando el status quo.


La cantautora rechazó con fuerza los mítines de repudio que sufren los disidentes en la Isla, por manifestarse pacíficamente. Milanés salió en defensa de la historiadora de arte Anamely Ramos González, miembro del Movimiento San Isidro, y a quien le tocó ser hostigada el pasado fin de semana por oficiales de la Seguridad del Estado.

He visto los videos y escritos que han circulado en las redes por estos días, sobre detenciones e interrogatorios a…

Posted by Haydée Milanés on Tuesday, October 13, 2020

«He visto los videos y escritos que han circulado en las redes por estos días, sobre detenciones e interrogatorios a jóvenes cubanos; algunos amigos, como la artista plástica Camila Lobón y el periodista Abraham Jiménez Enoa. De más está decir la tristeza que me da todo esto», expresó.

«También sé de la historiadora de arte Anamely Ramos González, a la cual no conozco personalmente, pero de la que varios amigos me han hablado como una persona extraordinaria, y al ver su video, pude comprobar que es una mujer pacífica, con gran educación, decencia e inteligencia», sostuvo.


«A propósito de Anamely, tengo que decir que me avergüenza mucho el trato que se le ha dado en su detención e interrogatorio, donde sale a relucir la falta de diálogo, y como consecuencia, la falta de respeto y el lenguaje machista y degradante», añadió.

Haydée recordó que «el saldo que deja todo esto es muy negativo. Las ideas no se pueden defender de esta manera; no hay justificación para un trato violento e irrespetuoso, y mucho menos cuando se trata de personas pacíficas».

Asimismo reiteró la necesidad de que se respeten derechos básicos como la libertad de expresión y de pensamiento.

«Yo sigo estando a favor de una Cuba inclusiva. Con todos y para el bien de todos», sentenció.

Ramos González sufrió un acto de repudio frente a su propia vivienda hace pocos días, y fue detenida violentamente por la policía política, su único «delito» pintar junto a otros activistas mensajes como «Una flor que cultivar y un sistema que cambiar».