Los hackers de moda, los rusos, están aplicando una nueva modalidad para expandir su terreno de estafa. Se trata de las máquinas tragamonedas de los casinos, las que estudiaron hasta el punto de saber cuando había que apretar el botón para llevarse el premio gordo.

Una investigación de El Nuevo Herald pone sobre la mesa esta estafa, que ha costado millones de dolares a los casinos.

«El resultado es lo que los expertos de seguridad consideran el plan de trampas más lucrativo que se haya concebido nunca en contra de la industria de las máquinas tragamonedas – una industria de más de $70,000 millones –, un plan de trampas que podría ser muy difícil de parar», asegura la mencionada publicación.

Aunque los piratas cibernéticos fueron descubiertos pot el FBI en el 2014, continúan haciendo de las suyas en la industria de los juegos de azar.


«La tradición de hacer trampas en las máquinas tragamonedas data de hace mucho tiempo. Los fabricantes y los dueños de los casinos hacen todo lo que pueden para promover la seguridad, y las máquinas computarizadas no son tan vulnerables como las antiguas, que eran mecánicas», dijo John Grochowski, autor de libros de juegos de azar.