guillermo-farinas-ingresado

El opositor cubano Guillermo Fariñas decidió abandonar su huelga de hambre después de 54 días, tras la aprobación en el parlamento europeo de una enmienda que lleva su nombre y que condiciona la ayuda económica a Cuba al cumplimiento de las demandas realizadas por el opositor.


“Nunca pensamos que esto fuera a tomar la trascendencia que ha tenido”, comentó Fariñas vía telefónica desde la ciudad de Santa Clara, en el centro del país. “Es un logro, es una victoria y lo más importante es que esta huelga de hambre logró aglutinar a todas las tendencias del exilio y dentro de Cuba. Creo que es una victoria importantísima para lograr la no violencia contra la oposición interna y llevó a la palestra pública la violencia que se ejerce contra la oposición, los cuentapropistas y la ciudadanía”, recalcó.

Fariñas estuvo hospitalizado en varias ocasiones y muchos políticos que lo visitaron mostraron preocupación por su estado de salud.

“La aprobación de esta enmienda tiene un altísimo significado, porque significa que la mayoría de los parlamentarios ha reconocido que no puede pasarse por alto la situación de los derechos humanos en Cuba a la hora de discutir y aprobar el acuerdo de cooperación que han venido negociando. Los amigos de la Habana pensaban que eso iba a pasar sin mayores problemas, ahora se les ha complicado”, opinó Juan Antonio Blanco, director de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba.

La enmienda europea conto con una gran oposición de los partidos de izquierda, pero fue aprobada por un estrecho margen.