Se recrudece la guerra comercial entre EEUU y China, este jueves las economías más poderosas del mundo impusieron nuevos aumentos de aranceles a una lista millonaria de importaciones, que incluyen autos, y maquinaria de fábrica entre otros bienes; ante esta turbulencia entre dos grandes potencias, las empresas temen se frene el crecimiento económico a nivel global.

Aunque dos enviados de Washington visitaron el gigante asiático para sus primeras conversaciones de alto nivel en dos meses, no hubo indicios de avance hacia un acuerdo.

Según EEUU, Beijing roba tecnología y sus planes de desarrollo industrial violan los acuerdos de libre comercio.

En una primera fase, la administración Trump subió un 25% los impuestos, sobre 34 mil millones de importaciones chinas.


Más tarde se aplicaron a 16.000 millones de dólares en bienes importados de cada una de las dos naciones, incluyendo automóviles y chatarra de Estados Unidos, y maquinaria de fábrica y componentes electrónicos de China.

La subida de este jueves, ha sido calificada por Beijing como una violación de las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), además el gobierno chino anunció presentaría un recurso legal.

China se resistió a las demandas estadounidenses de reducir sus planes para programa de desarrollo tecnológico liderado por el estado.

Empresarios estadounidenses temen que esta iniciativa termine erosionando el liderazgo industrial de EEUU.

Los expertos en economía advierten el conflicto puede extenderse, y reducir el crecimiento económico a nivel mundial hasta 2020.

El presidente estadounidense Donald Trump, propuso otra posible subida de impuestos del 25% sobre otros 200 mil millones de dólares a bienes chinos.

China ha respondido con una lista de productos valorados en 60.000 millones de dólares que gravaría si EEUU sigue adelante con su plan, recoge Mundo Hispánico.

(Con información de Mundo Hispánico)