En su informe anual sobre el tráfico humano a nivel mundial, EEUU por cuarto año consecutivo mantuvo a Cuba en una lista de “vigilancia”.


El informe precisa que el régimen de La Habana no demuestra un incremento de sus esfuerzos para erradicar el tráfico de personas.

Señala la “no criminalización” por parte del Gobierno cubano, de la mayoría de las formas de trabajo violento o tráfico sexual de jóvenes en el rango de edad de entre 16 y 17 años.

Asimismo el informe elaborado por el Departamento de Estado de EEUU apunta que Cuba, “no cumple plenamente el mínimo de normas para la eliminación del tráfico humano”.

No obstante el documento menciona que el Gobierno de la Isla si se esfuerza en enjuiciar y condenar a los traficantes, así como crear una entidad que proporciona “atención especializada a los niños víctimas de la delincuencia y la violencia, incluida la trata de personas, así como para publicar un plan nacional contra la trata de personas para 2017-2020”.


El Departamento de Estado cree que las autoridades cubanas no cuentan con “procedimientos para identificar” de manera proactiva “a las víctimas de trabajo forzado y tráfico sexual potencial, ni para detectar víctimas por actos ilícitos cometidos como resultado directo de ser traficado”.

Sin embargo Cuba “ha dedicado recursos suficientes para redactar un plan «que de ser implementado, sería reconocido como un esfuerzo significativo para cumplir con el mínimo normas”, lo cual podría ubicar a la Isla en un nivel 3, detalla el informe.

Mike Pompeo, Secretario de Estado, en medio de la presentación del documento señaló que “el tráfico de personas es un problema global, pero también un problema local (…) Invitamos a todos los Gobierno nacionales a trabajar con las autoridades locales”.

Bolivia, Birmania, Venezuela, Rusia, Irán, Belice y Corea del Norte aparecen en la “lista negra” por tráfico humano.

(Con información de Martí Noticias e Infoabe)