El gobierno de Cuba ha comenzado el desalojo de vendedores privados para sustituirlos por un mercado estatal en Santiago de Cuba.

Por otro lado, en La Habana está comenzando a agregar taxis estatales funcionando como «boteros» para eliminar la competencia privada.

Los vendedores particulares de productos agrícolas en Santiago de Cuba denuncian que el propio régimen les autorizó e instaló estos puestos de venta y ahora se los quita para poner su mercado.


El gobierno esta persiguiendo a emprendedores con y sin licencia.