Gobierno cubano apostará por los alimentos transgénicos/Imagen tomada de Cubadebate

El Gobierno cubano apuesta por los alimentos genéticamente modificados, en medio de la crisis alimentaria y escasez que se ha venido experimentando en la Isla durante los últimos meses, esto ocurre en un contexto en que la mayoría de los países a nivel mundial están empezando a retomar el modelo de agricultura sostenible, y se está creando un gran campaña sobre la cultura de la alimentación y el valor nutricional de los alimentos orgánicos.


Con la publicación en la Gaceta Oficial, del Decreto Ley Número 4 del 2020, firmado por la Comisión Nacional para el Uso de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en la Agricultura Cubana, el régimen «abrió oficialmente este jueves la puerta a los cultivos transgénicos como complemento a la agricultura convencional», expuso Diario de Cuba.

Esto permitirá que el Ministerio de la Agricultura evalúe «la factibilidad del uso de variedades genéticamente modificadas en la agricultura cubana».

El viceministro de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), Armando Rodríguez, ha asegurado que «Cuba busca emplear esa tecnología con fines de desarrollo sostenible y no con las prácticas que en otros contextos han tenido un impacto ambiental».

Sin embargo, el Decreto Ley ha sido criticado por agrónomos y periodistas independientes que se enteraron de la decisión gubernamental, hace apenas unas horas.


«Este Decreto-Ley No. 4/2020, que nos encamina hacia el uso de organismos genéticamente modificados, es una falta de respeto mayúscula a la labor de muchísimos agroecólogos y campesinos que durante décadas han demostrado, con investigaciones y resultados de trabajo, que es posible no sólo producir alimentos con eficiencia y costos mínimos sino lograr soberanía alimentaria en Cuba», opinó la periodista Mónica Baró Sánchez, colaboradora de El Estornudo.

«Los problemas de la producción de alimentos no tienen que ver con falta de capacidades sino de políticas democráticas y justas e inversiones», recordó la reportera.

Mientras Fernando Funes Monzote, agrónomo cubano dijo en sus redes sociales que «los cultivos transgénicos siguen sin ser una alternativa aceptable para Cuba o el mundo. Donde quiera que se han aplicado, la decisión ha sido guiada por la soberbia del ser humano que sigue camino a su autodestrucción. Hay muchas maneras de lograr la soberanía alimentaria para Cuba y ninguna de ellas son los transgénicos».

«Luz verde para adquirir GMO baratos -incluso en estado de prueba- y emplear a la población como conejillos de indias a ver si resultan dañinos o no los efectos», comentó el usuario Alejandro Cuba Ruiz, en el post de la periodista Mónica Baró.