Restaurantes en Miami. Foto: Cuba en Miami

Pese a que la pandemia de coronavirus continúa perturbando nuestras vidas y economía, el encierro no puede ser eterno, expertos de la industria y de la salud pública que hablaron con CNBC dieron sus opiniones al respecto.


Muchos nos preguntamos cómo será el regreso a la normalidad, qué pasará con los restaurantes y bares, cómo serán a partir de ahora, tras el período de cuarentena.

Si bien algunos establecimientos volverán a abrir con capacidad limitada más temprano que tarde, es probable que el sector enfrente una aniquilación generalizada, según expertos de la industria y la salud.

La Asociación Nacional de Restaurantes proyectó que la industria recibiría $ 899 mil millones en ventas para 2020, antes de que la economía se desplomara por el cierre.

Sin embargo la realidad es que la mayoría de estos negocios depende de un flujo de caja constante para mantener sus puertas abiertas.


Desde que comenzaron los bloqueos generalizados en marzo, más de 8 millones de trabajadores de la industria de restaurantes han perdido sus empleos o han sido despedidos, de acuerdo a una encuesta de 6.500 establecimientos realizada por la asociación.

Las cifras equivalen a una pérdida de $ 80 mil millones hasta abril, y de hasta $ 240 mil millones para fin de año.

Un gran número de restaurantes y bares se han centrado en ofrecer comida para llevar y entregar, pero otros optaron por cerrar sus puertas por completo durante la cuarentena, lo que podría significar una sentencia de muerte para miles de negocios.

La Asociación de Restaurantes de California estimó a fines de marzo que el 30% de los 90,000 restaurantes del estado no sobrevivirían a la crisis.

Los dueños de restaurantes enfrentan altos costos para reabrir, incluida la contratación de personal, el pago de facturas y el reemplazo de ingredientes en mal estado.

Incluso los mejores restaurantes del país no se recuperarán de cierres prolongados.

«Definitivamente hay un signo de interrogación sobre Eleven Madison Park, si reabrirá», explicó a Bloomberg Pursuits, Daniel Humm, el dueño del restaurante neoyorquino de tres estrellas Michelin.

«Se necesitarán millones de dólares para reabrir. Tienes que traer de vuelta al personal. Trabajo con equipos sofisticados en un gran espacio. Quiero seguir cocinando con los ingredientes más especiales y preciosos de una manera creativa, pero al mismo tiempo, tiene que tener sentido», añadió.

Por su parte, el doctor Peter Bach, médico y epidemiólogo en el Memorial Sloan. Kettering Cancer Center, donde también dirige el Centro de Política y Resultados de Salud, dice que los propietarios o gerentes pueden espaciar las mesas y limitar la capacidad.

En Asia los negocios gastronómicos están proporcionando a los propietarios estadounidenses un modelo de cómo reabrir sus restaurantes, con un espacio más amplio entre las mesas, los controles de temperatura de los clientes y los camareros con mascarillas.

Black Sheep, una cadena de restaurantes con sede en Hong Kong ha revelado su clave para abrir sus locales, las sugerencias de un libro de 17 páginas que han creado, incluye exigir a los clientes que firmen formularios de declaración de salud antes de ingresar al restaurante, ofrecer una forma higiénica de almacenar nasobucos durante una comida.

El cofundador de Black Sheep, Syed Asim Hussain, dijo que había escuchado de restauradores de todo el mundo acerca de las pautas y cómo adaptar sus negocios.

«Les he estado diciendo que si alguien está esperando que las cosas vuelvan a ser como estaban, esperarán mucho tiempo», detalló Hussain.