El ex presidente y el ex tesorero de un hospital pediátrico en el Vaticano están siendo investigados luego de haber sido acusados de malversar fondos del servicio de recaudación de fondos de la institución y usarlos para remozar el apartamento de un encumbrado cardenal.

El proceso judicial contra Giuseppe Profiti y Massimo Spina comenzará el 18 de julio, según el expediente.

Ambos funcionarios están acusados de desviar 422.000 euros (481.000 dólares) de la fundación caritativa del hospital a fin de pagar para las renovaciones del apartamento del cardenal Tarcisio Bertone a partir del 2013, cuando se retiró tras fungir como secretario de estado del Vaticano.

Profiti, cuya gerencia fue examinada en un reciente artículo de The Associated Press sobre deficiencias en la atención médica en el hospital, ha admitido los pagos pero asevera que fueron una inversión para que la fundación pueda usar el apartamento para eventos de recaudación.


Bertone, quien designó a Profiti como presidente del hospital en el 2008, negó tener conocimiento alguno de los pagos y dijo que él pagó por la remodelación de su propio bolsillo, lo que indica que la empresa constructora recibió doble pago por el mismo trabajo. Bertone no fue encausado; por otra parte, no queda claro cuál será el proceso contra la empresa constructora.

Profiti renunció como presidente del Bambino Gesu en enero del 2015, nueve meses después de haber iniciado un nuevo período de tres años.

Según una investigación de la AP, una comisión secreta nombrada por el Vaticano halló en el 2014 que bajo su administración, la misión del hospital pediátrico se había “desviado” y “hoy en día le da más prioridad a las ganancias financieras que a la salud de los niños”.

La AP halló que la salud de los niños con frecuencia era sacrificada en aras de la ampliación del hospital y los recortes de gastos.

El hospital ha rechazado las informaciones contenidas en el artículo de la AP y ha negado tener esos problemas.

El actual secretario de estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, ha reconocido que el hospital ha tenido problemas pero asegura que la administración actual está trabajando para resolverlos.

(Con información de el Nuevo Herald)