Fructuoso Rodríguez, hijo de un mártir de Humboldt 7 lamenta que el régimen cubano le impida repatriarse (Imagen tomada de América TeVé)

Al abogado y periodista Osvaldo Fructuoso Rodríguez Jiménez, hijo de Fructuoso Rodríguez Pérez, uno de los mártires de la masacre de Humboldt 7, le ha sido negada la entrada a Cuba, su país natal, informa Diario de Cuba.

Fructuoso quien trabaja en medios de comunicación en la ciudad de Miami, ha pedido a las autoridades de la Isla que le reasignen la residencia en Cuba, sin embargo hasta el momento no ha recibido respuesta por parte del Gobierno cubano.


«Tengo derecho a visitar a mis muertos. Esto que me ha ocurrido a mí le ha ocurrido a varias generaciones de cubanos. No importa que el nombre de tu padre lo lleve una universidad, una calle, una escuela, un hospital o un central azucarero. Esto que me ha pasado a mí puede repetirse interminablemente en esta y en las próximas generaciones», explicó.

Osvaldo Fructuoso dejó la Isla en 1988, al siguiente año retornó para visitar a su madre, Marta Jiménez, quien fuera miembro del Directorio Revolucionario antes de 1959, y posteriormente diplomática.

En el 2000 el abogado intentó viajar a la Isla, porque su progenitora padecía cáncer, sin embargo hasta 2015 pudo entrar a Cuba, por petición de su madre a las autoridades.

«Su enfermedad avanzaba de manera fulminante…pude visitarla por una semana».


El también periodista solicitó nuevamente retornar al país comunista, por el delicado estado de salud de su madre, a quien no pudo volver a ver con vida.

Fructuoso Rodríguez hijo viajó a Cuba para asistir al funeral de Marta Jiménez en marzo de 2016.

Sobre su última visita a la Isla comenta: «en ese momento el trato fue excelente».

«Personalmente, yo estaba en unas condiciones terribles», rememoró.

«Varios funcionarios me vinieron a ver a mi casa y les planteé que tenía interés en repatriarme o reactivar el Permiso de Residencia en el Exterior (PRE), que sin explicación alguna me había sido cancelado», contó.

Según el hijo del mártir, le sugirieron solicitara la reasignación de la residencia, le facilitaron las planillas, y le comentaron no veían impedimento alguno en otorgársela, puesto que no había cometido delitos de sangre, ni había atentado contra la seguridad del país.

Dejó los trámites hechos antes de marcharse de Cuba, y quedó en espera de una respuesta que supuestamente demoraría de tres a seis meses. Tres años después, Fructuoso Rodríguez continúa esperando.

El periodista cuenta que decidió repatriarse, para estar cerca de los recuerdos familiares y de sus pertenencias.

«En el Cementerio de Colón están mis únicos afectos. La única presencia familiar real que he tenido en mi vida es mi madre, no me quiero desprender. Quiero visitar su tumba, hablarle; en fin, no es nada raro que un hijo quiera estar cerca de sus padres ya fallecidos. Pero en mi caso todo ha sido negado, es como un ajuste de cuentas», piensa.

Osvaldo Fructuoso revela que muchas personas se han interesado por su caso, no obstante las autoridades siguen sin ofrecerle una respuesta.

«Le escribí al embajador de Cuba (en Estados Unidos), le solicite una entrevista y la respuesta fue la devolución de mi pasaporte cubano sin la autorización para poder visitar de forma natural mi propio país», sostiene.

En los últimos cinco años, Fructuoso Rodríguez ha escrito en cinco ocasiones al ex gobernante cubano Raúl Castro, ahora ha decidido hacer pública su carta al dictador.

El abogado detalla que cada noche se pregunta si la negativa de entrar a su país es justa, y si pueden considerarse humanas las personas que toman esas decisiones en la Isla.

La Masacre de Humboldt 7 fue un hecho ocurrido el 20 de abril de 1957 en Cuba. Aquel día la Policía de la dictadura de Fulgencio Batista, asesinó a los jóvenes que había sobrevivido al Asalto al Palacio Presidencial y a la toma de la estación de Radio Reloj.