Cuba y Francia firmaron este lunes un acuerdo de crédito para financiar un proyecto ganadero en la provincia de Camagüey, por un valor de 25 millones de euros (29,3 millones de dólares), anunciaron las autoridades cubanas junto a la Agencia Francesa para el Desarrollo (AFD).


El convenio busca “apoyar el desarrollo del sector ganadero en esa provincia oriental buscando su crecimiento sostenible y el aumento de la producción y venta de carne y leche”, reportó EFE.

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el de Contravalor franco-cubano han financiado la iniciativa.

Rodrigo Malmierca, ministro cubano de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, dijo que los recursos se usarían “de manera eficiente”, así como que “otros proyectos” completan el financiamiento externo.

En el sector ferroviario cubano también se han presentado proyectos para la renovación, mencionó Conan Hervé, director de América Latina y el Caribe de la AFD.


En 2016, llegó la AFD a la Isla, con el fin de financiar proyectos de inversión principalmente en infraestructuras públicas, mediante préstamos a largo plazo.

La ganadería en Cuba inició desde los primeros años de la conquista española, y en 1958 llegó a ser el segundo renglón económico relevante del país, tras la producción azucarera.

Camagüey históricamente, fue la región de Cuba con mayor producción ganadera.

Pero el sector ganadero conoció el declive en décadas posteriores con la llegada de Castro al poder.

Un año antes de que “triunfara la revolución cubana” en la Mayor de las Antillas habían casi tantas reses como habitantes, unos seis millones.

Pero tras casi seis décadas de castrocomunismo el rigor impera, y el país cuenta con menos de 4 millones de cabezas de ganado para alrededor de 11 millones de habitantes.

Sin contar que acceder a la carne de res es algo vedado para la mayoría de los cubanos, con penas de privación de libertad para aquellos que se atrevan a comercializarla en la calle, por considerarse ilícito; más las penurias del desabastecimiento, en los escasos comercios estatales que la venden, es a precios astronómicos para el cubano de a pie.

Luego de que la AFD, abriera su oficina en La Habana, el pasado año, el proyecto ganadero será el primero que financiará para desarrollar programas de cooperación con la Isla.

Además de que el régimen cubano negociara la reestructuración de la deuda externa con el Club de París; desde que las visitas oficiales en mayo de 2015 del entonces presidente François Hollande al país caribeño; y la del general Raúl Castro a Francia el pasado año, las relaciones bilaterales entre ambas naciones se vieron impulsadas, en áreas como el comercio, turismo, agricultura, finanzas y transporte.

(Con información de Cubanet)