En La Habana, una familia cubana con dos niñas pasa las noches en el portal de su vivienda, a causa del temor a ser aplastados por los escombros de su casa con peligro de derrumbe, allí permanecieron a la vista de quienes transitaban por el concurrido lugar.

El diario independiente 14ymedio recogió la historia de Iraida Alberto, ella describe que la cama se encuentra en el portal por donde antes acostumbraban a caminar las personas.

La mujer lamenta la indiferencia de las instituciones del estado con respecto a su caso y explica: “este edificio tiene 23 derrumbes parciales. Encima de nuestra casa viven ocho familias, aunque algunas se han ido a albergues”.

Ella es abuela de una pequeña de cuatro años, y una bebé de dos meses de nacida, la niña nació prematura, y ha tenido que pasar algunas noches en casa de vecinos que ayudan a la familia, ante el abandono del gobierno.


“Aquí no han venido el Gobierno ni el Partido (Comunista)”, se quejó la abuela, quien relató a la prensa independiente que cansada de su situación salió a la calle, y dos policías motorizados con algunas patrullas, y una docena de agentes llegaron para exigirle que no alterase el orden, y se limitara a usar el portal, donde “no hay tráfico”.

Según Iraida, las autoridades no han vuelto a molestarla ni a ella, ni a su familia, pero tampoco ellos han recibido respuesta de Vivienda, institución estatal.

CubaNet cita a 14ymedio que rememora que en la Isla existe un déficit habitacional de 800 mil viviendas; por otro lado, según cifras oficiales, al menos un tercio de las casas tiene un estado constructivo regular o malo.

(Con información de CubaNet)