El compositor, trompetista y director de orquesta cubano Tony Taño, murió en La Habana este martes, próximo a cumplir los 80 años de edad, luego de sufrir una repentina enfermedad.


El ex integrante de la agrupación Rumbavana, y fundador del Teatro Musical de La Habana, estudió teoría, solfeo y trompeta en la década del 50 con el director de bandas musicales José Venancio Sinecio González, informó Prensa Latina.

Más tarde continuó su carrera en el Conservatorio Municipal de La Habana, actual Amadeo Roldán, con el profesor de trompeta Pedro Mercado, quien se desempeñó como trompetista solista de la Orquesta Filarmónica de La Habana.

En los años sesenta, el reconocido músico artemiseño, recibió clases de armonía y orquestación, e ingresó en el Conservatorio Alejandro García Caturla, del municipio Marianao; también fue discípulo de Manuel Duchesne Cuzán, aprendió la materia de piano complementario, y Carlos Fariñas le impartió Composición.

Se presentó en diversas ocasiones en radio y televisión, trabajó en clubes y cabarets de la capital cubana; su primera gira internacional comenzó por Estados Unidos, con el grupo Los Rancheros.


El autor de “La Batea” participó como director de coros, mixto e infantil, luego se consagró como arreglista en la televisión cubana, en la década del 60 asumió también la dirección de la orquesta del Cabaret Copa Room, del icónico Hotel Riviera en La Habana.

(Con información de Diario de Cuba)