El actor y escritor cubano Evelio Taillacq falleció el jueves 5 de septiembre, a sus 67 años, en el University of Miami Hospital víctima de un cáncer en el páncreas.


Antes de emigrar de su isla natal, fue galán de telenovelas que protagonizó junto a Susana Pérez, entre otras figuras que marcaron la época dorada de la televisión cubana.

Taillacq emigró a Miami durante el éxodo del Mariel en el 1980 y continuó su carrera profesional como dramaturgo, director de teatro, presentador de televisión, e incluso, fue por algunos años periodista de entretenimiento.

“Evelio fue un incansable creador y apasionado de la cultura cubana. Santa Clara, su ciudad natal, pierde a uno de sus hijos predilectos. Deja un largo legado de cómo escritor, dramaturgo y presentador de televisión”, dijo el productor Omar Pardillo a Diario las Américas.

“Era muy buen escritor, un gran creador, sabía de todo. Lo conozco desde el 1990. Fue muy atento con Celia en la época que escribía sobre entretenimiento en El Nuevo Herald”, agregó.


En las redes varias personas se manifestaron sobre su triste pérdida. “Ha fallecido mi amigo Evelio Taillacq. Sabíamos de su grave estado, pero no esperábamos un final tan cercano y triste. Te echaré mucho de menos Evelio, descansa por fin, allí a donde hayas ido. Los que nos quedamos, no te olvidaremos nunca”, escribió Carlos Ferrera en su cuenta de Facebook. 

La querida actriz cubana Susana Pérez, compartió una memoria en su cuenta de facebook, sobre un trabajo junto a Taillacq.

Taillacq también trabajó en la pantalla de Telemundo y se desempeñó profesionalmente en la Isla del Encanto en la década de los 80.

“Puerto Rico hoy está de luto, vivió muchos por allá y lo quieren mucho. Era extremadamente bueno como presentador, porque era sumamente inteligente, conectaba muy bien con los entrevistados, y lograba muy buenas entrevistas”, dijo Mabell Dieppa, productora de entretenimiento del programa de Univision, Primer Impacto, donde Taillacq desempeñó el rol de productor y luego de corresponsal cuando quiso mudarse a Madrid, antes de que regresara a Miami para concentrarse en proyectos independientes.

Por donde anduvo dejó amigos que lo recuerdan como un ser especial, creativo y reservado, pero, a la vez, conversador.