Un cantante venezolano de 44 años murió este jueves, luego de varias semanas sin poder acceder a las medicinas que necesitaba para tratar su insuficiencia renal.


Adrián Guacarán, alcanzó la fama de niño cuando cantó frente al papa Juan Pablo II durante la visita que realizara el sumo pontífice en 1985, a la nación suramericana.

El venezolano había agotado todos los recursos, incluso pidió los medicamentos para su problema de salud a través de Twitter.

Sheila de Guacarán, cónyuge del artista comunicó a El Nacional que la familia tuvo serias dificultades para adquirir las medicinas como albúmina y el diurético aldactone. En el Hospital Domingo Luciani, donde falleció el cantante, no había disponibilidad.

La esposa dijo: “Una señora vino y llenó cuatro frascos de albúmina, pero no eran suficientes. No recibió el tratamiento completo”.

Adrián Guacarán murió producto de la acumulación de líquido en su organismo.

“Fueron tantas las cosas que se necesitaron y no se encontraban que se hizo por servicio público”, añadió la pareja de la víctima.

Asimismo, Sheila de Guacarán denunció que en el hospital público donde estaba ingresado el artista la atención era paupérrima, ella relató tenía que salir a la calle a buscar las medicinas.

“Que revisen si a este hospital de verdad están llegando los insumos. Dicen que tienen de todo, pero no tienen ni la intención de dar los buenos días”, se quejó la esposa del difunto.

El cantante dejó huérfano a un adolescente de 13 años de edad.

(Con información de Cubanet)