El régimen parece estar cambiando de opinión, tal vez porque el béisbol en la Isla está decayendo, a causa de su política cerrada que va en contra del desarrollo de los deportistas cubanos.


Ayer en el noticiero estatal de la televisión el comentarista deportivo Pavel Otero hacía alusión a la Serie Nacional en Cuba, e hizo un llamado a conservar lo que se ha ganado, comunicando que durante este 2017 los aficionados han acudido más a los estadios.

“Sin creer que hemos vuelto a los años de mayor esplendor de nuestro béisbol”, señalaba Otero, “pero con la certeza de que estamos retomando el camino; y el sendero es largo y complejo”, añadió.

También el diario oficial Granma en su edición del lunes elogió a varios peloteros cubanos que juegan en las Grandes Ligas (MLB), entre ellos, José Dariel Abreu, Yasiel Puig y Yulieski Gurriel.

Sobre Gurriel, el órgano oficial del Partido señala que como debutante de la postemporada de la MLB “tiene 15 jit en 41 turnos para un ‘lujoso’ average de 366. Nadie que no haya tenido un meticuloso y avalado proceso de aprendizaje llega allí y se aparece con semejantes indicadores, que incluye además un porciento de embasado (OBP) de 409; slugging de 512 y OPS (toma en cuenta poder y capacidad de embasarse)”.


En cuanto a Puig ratifica que junto a Gurriel “a partir de hoy se estrena en finales de Grandes Ligas (llamada Serie Mundial). El cienfueguero tiene 12 imparables en 29 turnos en la presente postemporada (dos dobles, un triple y un jonrón) y a su astronómico 414, suma OBP de 514, SLU de 655 y OPS 1 169”.

De igual modo la prensa estatal hace referencia a José Dariel Abreu rememorando que “debutó en ese béisbol con más de 30 jonrones y lo ha repetido varias veces”.

“Y ni qué decir del supersónico Aroldis Chapman, con lanzamientos por encima de las 100 millas por hora las mismas que le tiró a Japón en el partido que lanzó en el II Clásico Mundial en el 2009, vistiendo el uniforme de la selección nacional cubana”, finaliza el diario estatal.

En este panorama desalentador que está viviendo el deporte en la Isla, el gobierno cubano sale al rescate e intenta ser más flexible, dejando atrás las críticas del pasado donde cuestionaba las contrataciones de los cubanos por las Grandes Ligas, no alude a las reiteradas acusaciones contra Estados Unidos de “robarle” peloteros como Puig o Gurriel.

Quizás se den cuenta tarde de la asfixia provocada a los deportistas cubanos a quienes han acusado innumerables veces de “traidores”, negándose a transmitir en televisión nacional los partidos en los que juegan los cubanos.

Aunque se ha filtrado que está previsto que el ICRT (Instituto Cubano de Radio y Televisión) transmita la Serie Mundial casi en tiempo real. Algunas fuentes señalan que transmitirán los juegos de manera diferida. Y aunque la prensa oficial parece estar preparando el terreno, todavía no concreta.

El pasado miércoles la televisión oficial transmitió de manera inusual un partido entre Los Ángeles Dodgers y los Cachorros de Chicago.

Aunque en esta edición del lunes, el Granma arremete con mesura contra la MLB porque no contrata a los cubanos a través del régimen y “son la mercancía de un mercado muy sugerente para los que lucran con el talento ajeno”, añade.

(Con información de Diario de Cuba)