La Casa Blanca dijo el martes que una serie de atentados mortales en Texas “no tiene aparente vinculación con el terrorismo”.


“@POTUS está de luto por las víctimas de los recientes atentados en Austin”, escribió la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

“Estamos monitoreando la situación, las autoridades federales están coordinando con funcionarios locales. Estamos comprometidos a llevar a los perpetradores de estos actos atroces ante la justicia. No hay aparente nexo con el terrorismo en este momento”, añadió.

Los bombardeos en serie han ganado la atención nacional y han despertado el miedo en el estado de la estrella solitaria, apunta The Hill, periódico y sitio web de periodismo político estadounidense.

Este martes en horas tempranas, ocurrió la última explosión, al explotar un paquete bomba dentro de un centro de distribución de FedEx cerca de San Antonio, hiriendo a un trabajador.

Las autoridades aún no han identificado a un sospechoso, pero el perpetrador parece ser sofisticado. La cuarta explosión se activó con un cable de disparo.

Otros funcionarios han descrito los bombardeos como terrorismo.

“Esto es absolutamente una actividad terrorista”, opinó el representante de Texas Brian Babin (R) en la red de Fox Business.

“No tenemos idea de quién es, absolutamente ninguna pista. Estoy seguro de que el FBI y las agencias encargadas de hacer cumplir la ley que están investigando esto tienen algunos consejos, algunas pistas, pero no he escuchado nada al respecto”, puntualizó.

(Con información de The Hill)