Exparejas del líder opositor cubano José Daniel Ferrer han desmentido la versión oficialista, que asegura el coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) es alguien con «una trayectoria delincuencial y de conducta violenta totalmente ausente de motivaciones políticas», reporta el independiente diario digital 14yMedio.


Liettys Rachel Reyes Tur y Yusmila Reyna, activistas y exparejas de Ferrer, negaron este miércoles haber sido víctimas de violencia por parte del líder opositor, y acusaron a la prensa estatal «de falsear la realidad para enmascarar los motivos políticos del arresto del disidente».

«Jamás José Daniel Ferrer me ha golpeado, jamás he sido víctima de golpizas ni de ningún tipo de violencia, al contrario, mantenemos una relación muy buena. Esto es una mentira para intentar desacreditarlo», recalcó a 14yMedio Liettys Rachel Reyes Tur, madre de uno de los hijos de Ferrer.

Por su parte Yusmila Reyna también negó rotundamente la versión de José Daniel Ferrer que el régimen castro-comunista intenta difundir.

El periódico Granma asegura que el líder de la UNPACU «tiene antecedentes registrados que datan de 1993. Estos incluyen agresiones con violencia física a otros ciudadanos, incluyendo mujeres, y desorden público».


Mientras la dictadura cubana intenta desacreditar a José Daniel Ferrer, con una campaña elaborada de mentiras y falsas acusaciones que nadie cree, debido a la presión de la comunidad internacional para que sea liberado de inmediato, la salud del opositor se deteriora en prisión, con peligro para su vida, de acuerdo a declaraciones de activistas de la UNPACU, y de su esposa Nelva Ismaray Ortega, disidente y médico cubana.