¡Pssss!… ¡Psss!, oye, niño, ¿tú conectas?… Esa es la frase frecuente en la mayoría de los puntos WiFi de ETECSA, diseminados en gran parte del país.

Resulta que el famoso Conectify servicio ‘clandestino’ de conexión ha venido a suplir parte del fracturado servicio de conexión inalámbrica que ofrece ETECSA, porque las personas que se dedican a te ofrecen no solo una conexión más barata sino también un consejo para buscar una página e incluso un banco para sentarte.

Si bien el Conectify es un servicio del llamado “mercado negro” en la carpeta de alternativas para soluciones rápidas a los aprietos de los cubanos, es mucho más viable que ETECSA.

Lo cierto es que en este desafío que se ha creado, de lo legal e ilegal , los usuarios siguen teniendo la opción del ConecctiFy por ser más barata, aunque para ello se vea limitado un tanto el ancho de banda.

El propio desconocimiento y la falta de cultura cibernética ha originado esta situación en las zonas WiFi de Cuba.


Aquí hay algunas ideas que te ayudarán a salir del aprieto en un punto WiFi cubano:
¿Qué tan fácil será el modo de conexión?

Ventaja para el Conectify.

Si eres usuario de ETECSA, entonces deberás acceder únicamente por el portal cautivo “WiFi_ETECSA”, algo que te estresará pues estarías obligado a recargar antes de perder el saldo disponible. Por su parte, el Conectify te evita todo ese camino atiborrado. Eso sí, vale destacar que estás expuesto a un robo de cuenta, datos y, en el peor de los casos, el saldo de tu teléfono. Pero eso también te puede suceder conectado al portal de ETECSA –aunque en un corto por ciento de probabilidades— y sería realmente si todos tus datos personales, saldo o informaciones quedan expuestos en la dosis de conexión que consumas. Si ninguno de los “conectadores” (los tipos que te introducen la contraseña de su red ‘privada’ —ilegal—) te revisa el teléfono o invade en tu privacidad, será difícil realmente un robo de saldo o de identidad. Obviamente, si alguien hackea la red, es decir, ataca el “mini servidor” de los proveedores del Conectify, ahí sí estás en problemas.

No obstante, la mayoría de las personas suelen aventurarse y, realmente, los “chicos del Conectify” no van a desear que alguien les ponga malo su ‘negocio’. Al final, ETECSA también probará fácilmente las trazas de adónde te mueves, qué buscar… qué haces en internet… y el cubano de a pie no tiene la posibilidad de recargar su cuenta en el propio punto de WiFi, a no ser en lugares estratégicos puestos por ETECSA, y entonces el Conectify pasa a ser el “salvavidas”.

¿Quién resuelve con más inmediatez el problema de la conexión?

Ventaja para el Conectify.

Esto está garantizado: En el 99.99999% de los sitios con WiFi en Cuba, hay proveedores de conexión clandestinos con Conectify. Su conexión es a veces más rápida o quizás más lenta —y en gran medida ralentiza la de quienes navegan por la de ETECSA—, pero la gran ventaja a su favor es que, aunque no tengas saldo en la cuenta tu internet de ETECSA, “la llamada Nauta”, por 1-CUC te puedes conectar todo el tiempo que desees, incluso más de la hora ofertada por ETECSA con ese mismo precio. Para el cubano es más cómodo: No necesitas crearte una cuenta “Nauta” de internet en ETECSA, y mucho menos estar ceñido a recargarla cada vez que se te esté acabando el saldo.

¿Quién se responsabiliza de la integridad de tu saldo y datos personales?

Ventaja (pequeña) para ETECA.

A decir verdad, ETECSA no va a responder si alguien te hackea la cuenta, pero te protegerá un poco más que el Conectify. La diferencia es mínima, ya que estando incluso navegando por la cuenta de ETECSA pueden robar tus datos y tu saldo. Por otro lado, no se sabe qué es peor, si el reloj de ETECSA –que hace tiempo dejó sentado en el primer tramo de la carrera al tic-tac de Radio Reloj-, acabándote con la existencia… y contando aunque la WiFi se te apague…

Todo depende de cómo usted maneje las nuevas tecnologías y cómo prefiera resolver su instante de conexión. De cualquier forma, llénese de paciencia, pues entre el reloj de ETECSA y los múltiples usuarios chupando conexión de un mismo Conectify, el reto sí es “una verdadera batalla de ideas”.

Eso sí, haga algo sin miedo, pero con precaución: No espere tanto: Si tiene que revisar su correo o conectarse o, por urgencia, llamar o escribirle a un familiar, si está lejos de una oficina de ETECSA, entonces su salvación es el Conectify.

¡No lo piense más! Ya usted sabe, es una batalla a lo cubano: El problema es resolver en espera de la 3G, para entonces comenzar una nueva era de estrés buscando la ansiada mejoría de la conectividad.