Los emprendedores cubanos necesitan más acceso a recursos y menos trabas burocráticas para expandirse y reinvertir en sus negocios, según el estudio “Voces del cambio en el sector no estatal cubano”, realizado en Cuba bajo la coordinación del economista cubano Carmelo Mesa Lago, informa el Nuevo Herald.

“Me gustaría que quienes gobiernan comenzaran a pensar en cómo hacerles la vida más sencilla a los ciudadanos y menos cómo preservar los preceptos que se ha demostrado ofrecen no más que penurias”, dice un vendedor de viviendas entrevistado para el estudio.

Los autores entrevistaron a 80 personas de la capital y provincias aledañas de cuatro grupos que forman parte del llamado “sector no estatal” de la economía cubana, aún altamente centralizada y controlada por el Estado: trabajadores por cuenta propia, usufructuarios de tierras estatales; “corredores”, vendedores y compradores de viviendas, así como trabajadores de cooperativas de producción no agrícola y de servicios.

Entre los entrevistados hay dueños de cafeterías y peluquerías, vendedores de artículos religiosos, conductores de taxis, masajistas, fotógrafos, y dueños de casas para rentar a turistas.


Sin embargo, el estudio no pudo acceder a los dueños de paladares, ya que, en muchos casos, estas personas se mueven en el filo de la legalidad y no quieren atraer atención a sus negocios.

El libro, publicado por la editorial Iberoamericana y del que se espera una edición en Cuba, resume los principales problemas y aspiraciones de los entrevistados. “Una de las principales barreras que mencionan y, hubo una unanimidad impresionante, es la interferencia estatal”, destaca Mesa Lago.  

La abrumadora mayoría entre los encuestados respondió que enfrentaba problemas para llevar adelante su negocio o trabajo, desde los altos precios de bienes e insumos, los bajos salarios y la burocracia, hasta el poco acceso a internet.  

“Tiene que cambiar la manera de pensar, no [solo] la nuestra, sino la de los que nos dirigen, nos tienen que dar más libertad para poder crecer, para seguir cooperando”, opinó el socio de una cooperativa citado en el libro. 

El gobierno de Cuba ha elaborado encuestas a los cuentapropistas pero sus resultados no han sido publicados, acotó Mesa Lago por lo que el libro “llena vacíos de información sobre temas de los que no sabíamos nada, como las características de raza y género” en estos sectores.

La introducción y los antecedentes en cada capítulo ofrecen, además, un resumen de la información y los datos más actuales disponibles sobre el tema, por lo que resultan de gran valor para los interesados en la economía cubana. El libro se presentará el viernes en la librería Books&Books en Coral Gables a las 6:30p.m.