En un país donde muy pocos pueden comprarse un auto, tres estudiantes cubanos de secundaria construyeron una réplica de un Ford Modelo T propulsado por pedales en lugar de por un motor de gasolina.

Según un reporte de Prensa Asociada fechado en La Habana, Dany Gómez, de 18 años, fue el cerebro detrás del coche de pedales hecho en casa, que puede llevar hasta cuatro personas a las playas cercanas, por el día, y al Malecón de la capital cubana por las noches.

La tarea no fue fácil, ya que tuvieron que adquirir y ensamblar muchas piezas de automóviles usados, con miles de tornillos y pernos para lograr la apariencia y el funcionamiento de la máquina.

El traslado de un sitio a otro es un verdadero dolor de cabeza en la Isla, donde los automóviles se venden a precios exorbitantes aun para países desarrollados y el transporte público es muy deficiente.