Turismo ruso en Cuba/Imagen tomada de Sputnik

Estrés entre el personal que trabaja con el turismo en Varadero, Matanzas, porque los visitantes rusos no quieren usar mascarilla para protegerse del Covid-19, reportó el independiente diario digital 14yMedio.

Un cubano que trabaja como barman de un hotel en ese reconocido polo turístico al centro de la Isla, confiesa:


«Esto es una pelea cada día para que se pongan el nasobuco, pero no quieren. Dicen que están vacunados. Tengo miedo de regresar a mi casa porque todo el día me lo paso entre gente que no guarda las medidas de seguridad».

Pese a que la estatal Gaviota, en el mes de abril anunció la llegada de los turistas rusos, «garantizando los protocolos higiénicos y sanitarios», según los cubanos que trabajan en la zona hotelera de Varadero, los extranjeros no están respetando las pautas impuestas por las autoridades sanitarias debido a la pandemia.

«Prácticamente hay que fajarse con ellos para que usen el nasobuco y, aunque les insistimos, no se lo ponen. Hasta se molestan si les decimos algo», revela el empleado que prefiere no revelar su identidad para no exponerse a perder su trabajo.

«Los que no te responden de mala forma, te dicen que ya están vacunados, pero la vacuna no evita que nosotros nos contagiemos», agrega el isleño.


No obstante, menos de 15 millones de rusos, poco más del 10% de la población, ya han sido vacunados contra el coronavirus, de acuerdo a estadísticas oficiales de principios del mes en curso.

Mientras unos tres millones de rusos han recibido tan solo la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19.

«Me los encuentro por los pasillos del hotel sin nasobuco y cantando o hablando alto, cuando me cruzo con ellos intento aguantar la respiración, pero eso no es algo que me proteja», lamentó otra trabajadora en Cayo Coco, Ciego de Ávila.

Todo esto a medida que en el país caribeño arrecia la pandemia, como nunca antes, Cuba lleva seis días reportando cifras récord de infectados de Covid-19, al cierre del lunes se registraron 17 fallecidos por la enfermedad, y 3.080 nuevos confirmados con el virus.