En la noche del domingo se estrenó la segunda temporada del programa “Bailando en Cuba”, por la televisión estatal cubana; según sus impulsores esta nueva entrega viene renovada, y aunque más atractiva, mantuvo las raíces originales.

Tanto los temas musicales, como el nivel de los bailarines, preparación, vestuario y escenografía han devuelto a Cuba, un poco de la esperanza de una televisión con mejoras, de aquellos años de “Para bailar”, icónico show televisivo de finales de la década del 70 y principios de los 80, del pasado siglo, donde debutaron los actores cubanos Alberto Pujol, Carlos Otero, Néstor Jiménez, Lily Rentería, la presentadora Mara Roque, entre otros.

Sin embargo la Mayor de las Antillas ya no es la misma, y los cubanos se ven más seducidos por los programas extranjeros; ya que ansían esa realidad que en la Isla les ha sido negada.

No obstante, ésta es una buena propuesta, siempre retomando lo mejor de la danza y la música cubana, expresión de nuestras raíces caribeñas.


“Bailando en Cuba” ha sido considerado como una de las mejores realizaciones que se hayan producido en la Isla en los últimos años.

El diario oficialista Juventud Rebelde, anuncia que la nueva edición del show televisivo contará con “12 emisiones (todas en el capitalino teatro Astral). Se apreciará una nueva escenografía y diseño gráfico, así como también se ganará en mayor visualidad con un concepto más urbano”.