Heather Nauert, la portavoz del Departamento de Estado exigió hoy al Kremlin que deje a un lado “la propaganda” y que se concentre en el objetivo de ambos países de destruir al grupo terrorista Estado Islámico, al que la funcionaria catalogó como “enemigo común”.


“La lucha contra el EI no es un juego. Es hora de que Moscú se deje de propagandas y (campañas) de desinformación, y de que se centre en destruir a nuestro enemigo común”, dijo la portavoz en un tuit.


“La pasada semana, el presidente de Estados Unidos y el presidente Putin reafirmaron nuestro compromiso compartido de derrotar al EI. La absurdas acusaciones de Rusia sobre la complicidad de EEUU con el EI, acompañadas de imágenes falsas, no parecen destinadas a alcanzar este objetivo común”, añadió Heather Nauert.

Este miércoles Nauert, se encontraba en Birmania acompañando al Secretario de Estado, Rex Tillerson, que ha viajado a ese país antes de poner fin a su gira por Asia, y las declaraciones de la portavoz se originan en respuesta a unas duras acusaciones vertidas el martes por el Gobierno ruso.

El Ministerio de Defensa ruso divulgó un comunicado que afirmaba que el presidente Vladímir Putin tiene pruebas de que Washington había “cooperado” con unidades del EI, con el fin de impedir que el régimen de Bachar al Asad pudiera hacerse con el control de la orilla oriental del río Éufrates.

Rusia fundamenta su acusación, según dicta el comunicado, en documentos obtenidos por las fuerzas gubernamentales sirias en la ciudad de Albukamal, considerada el último reducto de los yihadistas en la provincia de Deir al Zur.

Dichas declaraciones han tenido lugar, luego de que el presidente Donald Trump y el mandatario ruso mostraran la pasada semana una buena comunicación durante la gira realizada por Trump en Asia, que lo hizo coincidir con Putin en Da Nang, ciudad vietnamita.

(Con información de Martí Noticias)