La esposa de Darren Campbell dio declaraciones a cinco días del violento incidente que ha dejado a su esposo en estado crítico luchando por su vida.

Tras una discusión en el popular bar Hooters en Coral Gables, Campbell fue baleado varias veces delante de su niña de 8 años quien escapó de las balas por solo milímetros. Cinco días después aún se desconoce si sobrevivirá.


Mientras la vida de la víctima pende de un hilo, seguir adelante ha sido un reto para Aileen Campbell, su esposa, y sus dos niñas.

Cuando la niña de ocho años pregunta por su padre, esta es la respuesta que su madre le da.

“Le digo que está malito, que papá Dios lo está cuidando y que por motivos del Covid no puede entrar a verlo”, dijo Aileen Campbell.

«Ha sido muy difícil para nosotros. Ella no quiere hablar de eso porque cree que al hablar va a volver a suceder eso, y ha sido muy traumante. Entonces estamos tratando de buscarle ayuda psicológica y cuidarla a ella lo más que se pueda», dijo su madre.


Las noches han sido interminables para Campbell, quien recuerda una y otra vez la llamada que nunca hubiese querido recibir.

“La escuché gritar mientras que esta persona me decía acaban de dispararle a su padre, lo primero que le pregunté fue, ésta vivo y se quedaron callados”, dijo la mujer.

Quanesha Lewis, quien es residente de Tampa, fue acusada de intento de homicidio y quedó en libertad bajo fianza.

Durante su comparecencia en la corte, Lewis aseguró que actuó en defensa propia y le disparó al hombre porque se sintió amenazada.

Por indicaciones de su abogado, la madre de la niña no pudo hablar de las acciones legales que iniciaron.

Por lo pronto, lo único que espera es que su esposo se recupere y salga con vida del hospital.