Embajada de España en La Habana

Ante la posible decisión de Estados Unidos de permitir que ciudadanos estadounidenses demanden a compañías extranjeras establecidas en Cuba por las propiedades, el gobierno español expresó su preocupación.


Así lo comunicó el ministro de Relaciones Exteriores de España, José Borrell, a la administración estadounidense, confirmó la agencia de noticias Reuters.

La decisión por parte del gobierno estadounidense tiene que ver con las propiedades confiscadas luego de la revolución de 1959, dándole el derecho de demandar a quienes fueron arrebatados sus propiedades sin indemnización. Las demandas pueden ir dirigidas a entidades cubanas. Las demandas a entidades extranjeras aún no se permiten mientras Washington revisa la decisión y da una respuesta al respecto para el 17 de abril.

Una de las compañías españolas más grande con inversión en Cuba es la cadena hotelera Meliá Hotels.

De acuerdo al medio en una reunión de Borrell con John Bolton, el asesor de seguridad nacional de EEUU, que siguió a una reunión con el secretario de estado, Mike Pompeo, Borrell expresó su profunda preocupación y oposición a la decisión.


«España reitera su firme rechazo, en principio, a la aplicación extraterritorial de las leyes de sanción nacional, considerándolas contrarias al derecho internacional», declaró el ministro español.

Washington dará respuesta sobre su decisión programada para el 17 de abril.