Policía cubana armada en las calles, 11 de julio de 2021/Imagen tomada de redes sociales

Ante el creciente descontento popular en Cuba, el régimen cubano se empezó a preparar desde 2020, para un inminente estallido popular, que tuvo lugar durante el verano de 2021, cuando el pueblo se lanzó a la calle pidiendo abiertamente un cambio político el pasado 11 de julio.


Según Diario de Cuba, el Gobierno español le vendió a la dictadura material antidisturbios por un valor de 350 mil euros, en los primeros meses de este año.

El gobierno de Miguel Díaz-Canel invirtió también más de un millón de euros en armas de diverso calibre y materiales propulsantes, todo este arsenal fue facilitado por el gabinete del ejecutivo español Pedro Sánchez.

Se desconoce si La Habana adquirió todo este armamento antes o después del levantamiento del 11J, sostiene El País.

Pero si se supo que durante 2020, España exportó 1.202.500 euros en material militar a Cuba, más del doble que en 2019.

De acuerdo a documentos oficiales, la mayor cifra de la compra el pasado año incluyó «propulsantes, productos pirotécnicos, combustibles y sustancias relacionadas, percloratos, cloratos y cromatos, oxidantes, aglomerantes, aditivos y precursores».


El régimen también se movilizó para adquirir revólveres y pistolas automáticas, fusiles, fusiles ametralladoras, silenciadores, cargadores para estas armas, visores ópticos y apagafogonazos.

Cuba es uno de los compradores más importantes que tiene España en Latinoamérica.