Carlos Manuel Álvarez denuncia asedio de la policía política, luego de que lo liberaran/Imagen tomada de redes sociales

El escritor y periodista Carlos Manuel Álvarez, quien permaneció en la sede de San Isidro, en Damas 955, La Habana Vieja, hasta ayer en la noche, cuando unos supuestos médicos entraron con el pretexto de que su PCR había dado alterado y tenían que llevárselo en una ambulancia (argumentando debían evitar la propagación del Covid-19 en el grupo), fue liberado horas después el mismo jueves 26 de noviembre, pero ahora denuncia continúa asediado por la policía política.

«Ayer en la noche me llevaron esposado al policlínico de 5ta y 16 en Miramar acompañado por tres agentes de la Seguridad del Estado (les buscaba los ojos y me esquivaban) y me practicaron un PCR (dije que no lo consentía) con un palillo en la boca. Después me trajeron para casa de Mónica Baró (periodista independiente)», reveló a través de un post de Facebook.


Ayer en la noche me llevaron esposado al policlínico de 5ta y 16 en Miramar acompañado por tres agentes de la Seguridad…

Publicada por Carlos Manuel Álvarez en Viernes, 27 de noviembre de 2020

«Hoy están los resultados, dicen. Dijeron que tendríamos vigilancia las 24 horas hasta el domingo y, en efecto, acabo de asomarme y hay agentes en las esquinas», agregó.

En su publicación Álvarez también hizo referencias a quienes el llama «patriotas de sofá», que ahora lo acusan de haber orquestado junto al régimen el desmantelamiento de la huelga en la sede de San Isidro.

«Llevo ya muchos años recibiendo, de una forma u otra, asesinatos de reputación por parte de los aparatos de propaganda de este país, pero pueden estar seguros de que nunca nada me ha asqueado y perturbado tanto como ciertas sospechas viles que patriotas de sofá ya están lanzando sobre las posibles intenciones mías a la hora de entrar a San Isidro», indicó.


«Me dan tantas ganas de vomitar que ni siquiera puedo repetirlas. Sé que más de un amigo sabe lo que me costó llegar a Cuba desde NY y el esfuerzo colectivo que pusimos en ello. Sé que, además, en algún momento de mi estancia aquí tendré todavía que rendir cuentas por El Estornudo. Asumo esos hechos porque entendía de antemano adonde venía», aseguró.

Carlos Manuel dijo además cuenta «con el apoyo , la camaradería y la confianza del MSI, de los huelguistas y los otros plantados en Damas 955, y cada cosa que dije o expresé para encontrar una solución al conflicto fue previamente consensuada con los huelguistas y los líderes de la protesta».

También precisó que «el terror que tuvo que implementar ayer el régimen había sido visto desde antes por nosotros como una victoria, porque sabíamos que si me negaba a hacerme el PCR fuera de allí (cada uno de los plantados y los huelguistas pidieron que me quedara con ellos y no saliera) ellos tendrían que acudir a un punto de violencia que los volvía a desnudar. Fue lo que sucedió».

Álvarez, autor de dos libros, director de la revista El Estornudo, y columnista de diarios estadounidenses como The New York Times y The Washington Post, llegó a Cuba el martes 24 de noviembre pudo entrar por el Aeropuerto José Martí de La Habana, aunque él temía lo detuvieran, y luego logró colarse en la sede del Movimiento San Isidro ese mismo día.

En algunas directas el escritor dijo su función allí no era buscar protagonismo, sino documentar desde su perspectiva y escribir con «una mirada asentada» lo que estaban sufriendo los huelguistas. Asimismo dejaba claro que aunque no estaba de acuerdo con la huelga de hambre como método de lucha, respetaba la decisión de los involucrados, y quería encontrar una solución pacífica a la situación.

Muchos de sus amigos han salido en defensa de Carlos Manuel Álvarez, entre ellas una de las atrincheradas en la sede del Movimiento San Isidro, la profesora Omara Ruiz Urquiola.

«Estoy leyendo estupideces acerca de Carlos Manuel. Tengan la decencia de cerrar las fauces cuando no tienen la capacidad de entender la Cuba necesaria, recuerden que tengo la mano dura para el Bajanda», escribió Ruiz Urquiola.

Estoy leyendo estupideces acerca de Carlos Manuel Tengan la decencia de cerrar las fauces cdo no tienen la capacidad de entender la Cuba necesaria *recuerden que tengo la mano dura para el BAJANDA

Publicada por Omara Ruiz Urquiola en Viernes, 27 de noviembre de 2020