La UNEAC expulsa al escritor Pedro Junco por dirigir una carta a Díaz-Canel

La oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) expulsó al escritor camagüeyano Pedro Armando Junco López, por hacer pública vía redes sociales, una carta que dirigió al designado gobernante Miguel Díaz-Canel, el pasado 19 de julio, en la que expresó su rechazo a las nuevas medidas del gobierno para reanimar la economía del país, entre ellas la apertura de las tiendas en divisas extranjeras, por el escaso acceso que tienen los cubanos a los dólares, puesto que cobran en moneda nacional o en pesos convertibles, ambas monedas totalmente relegadas, y con las que muy poco se puede adquirir.


A continuación las declaraciones de Junco López al respecto de la decisión del organismo estatal, publicadas en Facebook hace tan solo algunas horas.

Ayer lunes 3 de agosto se presentaron en mi casa dos funcionarios de la Unión de Escritores para notificarme la separación definitiva de este organismo, “por actuar en franca contradicción con los principios, estatutos y reglamentos de la UNEAC”.

Como todos mis seguidores pueden imaginar, esto ha sido en respuesta al atrevimiento de escribir una carta pública, mediante Facebook, al presidente Díaz-Canel.

Para nada me ha sorprendido esta violación del artículo 54 de la Ley de Leyes, recientemente promulgada: “El Estado reconoce, respeta y garantiza a las personas la libertad de pensamiento, conciencia y expresión”; por el contrario, me extrañó que demoraran tanto en violar la Constitución, pues desde el requerimiento que me hicieron a final de julio con la esperanza de obligarme a pedir perdón al estilo de Heberto Padilla hace ya casi sesenta años, los estuve esperando.


Ustedes, amigos en Facebook, leyeron mi carta. Si la recuerdan, notarían el respetuoso cuidado con que la redacté y la manera transparente de exposición con la que cualquier ciudadano de un país libre puede dirigirse a la máxima figura gubernamental.

Pero lo que les duele es la acogida positiva por miles de personas que dieron like, comentaron o compartieron en sus muros, haciendo suyas las dos propuestas principales de esa misiva que encierra el sentir de la mayoría del pueblo cubano: el NO a la segregación de nuestra moneda frente a las divisas extranjeras y la libertad económica de todos aquellos que producen alimentos.

No aparecen en los listados de Facebook la particular aprobación casi secreta de tantos amigos, conocidos, compañeros del ámbito cultural y hasta familiares y vecinos, que desde el siguiente día de la publicación me han felicitado con las palabras más halagadoras y festivas, mirando de reojo, temerosos de que “alguien” pueda escucharles decir: “¡Qué bueno estuvo lo que planteaste!”, “¿Te felicito, hermano!” O, sencillamente: “¡Cuídate, mi amigo, que a partir de ahora tendrás el ojo encima!”, porque no han tenido el valor de escribirme un comentario o pinchar un like aprobatorio públicamente.

Y yo los entiendo. ¡Tienen miedo! No quieren adentrarse en aguas profundas y poner en riesgo el salario que apenas les alcanza para comer o la prebenda social que algunos disfrutan. Viven ignorantes de aquel aforismo de Alejandro Jodorowsky: “Tu miedo termina cuando tu mente se da cuenta de que es ella la que crea ese miedo.”

Pero si el riesgo fuese real, no se preocupen, queridos seguidores de Facebook, mi silencio les dirá la última palabra.

Al enterarse de la noticia, fueron muchos los que apoyaron a Junco López, luego del malestar que han generado en Cuba estos nuevos establecimientos en dólares, no aptos para el bolsillo del cubano de a pie.

«Usted es un hombre digno de respetar. Gracias por estar de el lado de la verdad y la justicia», escribió Janet Milanez.

«Qué poderosa arma es tu pluma cubano. Simplemente los has puesto a temblar. Miedo tienen ellos de hombres como tú. Mi saludo sincero Pedro un abrazo», comentó Maritza Canton.