Durante el primer semestre de 2018, aumentó de manera significativa el envío de remesas familiares a Cuba desde Uruguay, llegando al 9% del total de operaciones registradas en ese país suramericano, de acuerdo a un reporte del Banco Central de Uruguay.

Cuando el número de cubanos en ese país no llega a 10.000, han enviado remesas por valor de $2.3 millones de dólares, una cifra a tener en cuenta.

Martí Noticias apunta que Cuba es el cuarto destino de las remesas que salen de Uruguay al exterior, que en total ascendieron a 58 millones de dólares en los primeros seis meses de este año, lo que representa un 20% con respecto al mismo período del año pasado.

Argentina es el primer receptor de remesas procedentes de Uruguay con un 13%, le sigue España y República Dominicana con el 10% cada uno, y Cuba en el cuarto lugar con el 9%, según informe del Banco Central.


Desde 2011, unos 8.000 cubanos han ingresado a Uruguay, de los cuales 4.000 ingresaron en los últimos dos años, la mitad de ellos de manera ilegal, de acuerdo a datos de la Dirección Nacional de Migraciones.

La Ley 18.076 que establece el “derecho al refugio y a los refugiados” es la que posibilita que los antillanos se asienten en ese país, por la cual los funcionarios de migración están obligados a recibir las peticiones de asilo de quienes se presenten en la frontera, para luego enviarla a una comisión pertinente del Ministerio de Relaciones exteriores, finalmente la Comisión de Refugiados tiene un plazo de 90 días para dar su resolución.

Durante ese lapso de tiempo, los migrantes pueden quedarse en Uruguay legalmente a la espera del veredicto.

Muchos cubanos que continúan migrando por razones económicas y no políticas, saben que les será negado el asilo como refugiados, renuncian a este, viajan a Montevideo, e intentan regularizarse por otras vías, a través de facilidades de la ley de migración de ese país.

(Con información de Martí Noticias)