El órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), diario Granma, dio a conocer que las primeras 20 cámaras de secado de tabaco que usarán energía renovable en la Isla, se construyen en Pinar del Río, Vueltabajo, donde se cosecha el 65% de la hoja producida en Cuba.


Las instalaciones de curado funcionarán con biomasa en lugar de diesel, lo que abaratará considerablemente la producción de la variedad de tabaco rubio Virginia.

Se prevé que las primeras de las cámaras deberá estar lista el próximo febrero, y las diez restantes, se concluyan en el mes de marzo. Las mismas contarán con tecnología española.

Con el vapor de calderas alimentadas con serrín, cáscara de arroz y astillas de madera de aserraderos y molinos cercanos, funcionarán estas casas de secado, que en ocasiones excepcionales podrán usar diesel y gas licuado.

A una fábrica de cigarrillos que se construye en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, se enviarán las hojas de tabaco Virginia secadas.


En la actualidad existen 150 hectáreas sembradas de tabaco rubio en Vueltabajo, cifra que los campesinos pretenden aumentar a 400.

El tabaco Virginia, a diferencia de la hoja de tabaco negro, materia prima de los famosos puros habanos, que se seca al natural, necesita de estas cámaras para erradicar la humedad, fijar el color y alcanzar las cantidades de azúcar y nitrógeno que requiere.

El cuarto renglón de ingresos al PIB cubano, lo aporta el tabaco; en 2016 se facturaron unos 445 millones de dólares, resultado de las ventas de la empresa mixta cubano-española Habanos.

Villa Clara y Sancti Spíritus, también poseen extensos territorios sembrados de la planta de tabaco.

Los vegueros cubanos esperan entregar más de 32 mil toneladas de hojas de tabaco a la industria estatal, este año; aunque las intensas precipitaciones de los últimos meses han perjudicado unas 600 hectáreas plantadas, y han producido retrasos en la cosecha.

(Con información de 14ymedio)