En un acto en el Palacio de Convenciones de La Habana, la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) entregó este domingo a Raúl Castro y a José Ramón Machado Ventura, el Premio Alma Máter, en presencia de Miguel Díaz-Canel, “nuevo gobernante de Cuba”.


El Premio Alma Máter, es el máximo reconocimiento que otorga la FEU, ya en otra ocasión declaró al general “delegado de honor” de su IX Congreso.

El general del Ejército fue definido por Raúl Alejandro Palmero Fernández, presidente de la FEU como “el más fidelista de todos los cubanos”.

Además de otros calificativos, de una organización que responde a los intereses del régimen, y legitima la ideología comunista.

El presidente de la FEU glorificó a Castro hablando de su “ejemplo, temple, serenidad, espíritu juvenil, modestia, desinterés e invariable confianza en su pueblo y en los jóvenes”.


En dicho acto se ratificó al “Socialismo como único sistema posible para Cuba, y la continuidad de esta Revolución martiana, fidelista, marxista-leninista y antimperialista, como la misión suprema de la joven generación”, a través de la Declaración Final del Congreso.

El documento también funge como hoja de ruta, con respecto a los planes de la FEU para los meses y años posteriores, según la estatal ACN, “contribuir más y mejor a la formación de profesionales competentes y a la vez comprometidos con su pueblo y la revolución, con sentimientos, convicciones, valores y principios sólidos”.

La Declaración Final del Congreso condena a Estados Unidos por sus “planes y acciones” subversivas, y acusa al vecino del norte de “tomar como blanco a los universitarios y, en general, a las generaciones jóvenes”.

(Con información de Diario de Cuba)