Enfermos de dengue en Cuba (Imagen de archivo)

El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) y la prensa oficialista cubana han admitido que existe infestación del mosquito Aedes aegypti, en todas las provincias del país, dio a conocer el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), diario Granma.

«Todas las regiones del país presentan niveles de infestación del mosquito Aedes aegypti, siendo la focalidad más elevada en 36 municipios, incluyendo todos los de la capital, las cabeceras provinciales, y otros territorios de importancia», indicó el periódico, que asegura que no puede haber «sostenibilidad epidemiológica» sin la participación del pueblo.


Carilda Peña García, médico y directora de Vigilancia y Lucha antivectorial del MINSAP, explicó la importancia de las medidas de control para eliminar los criaderos de mosquitos, transmisores de enfermedades como el dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla.

«Tenemos y hemos tenido casos de dengue, virus que ha sostenido su presencia en el escenario internacional», aseguró el doctor cubano Francisco Durán, director Nacional de Epidemiología del MINSAP, quien añadió «desde hace tres años no se reportan casos de chikungunya y desde finales del primer semestre de 2018 no hay transmisión de zika».

Según el funcionario, fiebre amarilla no se registra en la Isla desde 1909, pero en cuanto al dengue, puntualizó existen cuatro serotipos, todos los que se han mantenido circulando en la región en los últimos años.

La mayoría de los casos que se han reportado en Cuba han sido del serotipo 2, con más tendencia a que el cuadro clínico sea severo y requiera ingreso en un hospital. No obstante también se han registrado casos del serotipo 1.

El Aedes aegypti es un vector con una gran capacidad de resistencia y adaptación extraordinaria al medio, y las condiciones entomológicas actuales favorecen su ciclo reproductivo, apuntó Peña García.


«Las acciones de control no son efectivas si dentro de los depósitos de agua de las viviendas, que acumulan entre el 65 y el 67 % de los focos, no se logra eliminar los criaderos», añadió.

De acuerdo a la directora de Vigilancia y Lucha antivectorial del MINSAP, si las personas no cierran la puerta los 45 minutos posteriores a una fumigación, la misma no será efectiva.

La funcionaria también aclaró que «si continúan existiendo depósitos inaccesibles para los operarios, por lo general grandes focos de mosquitos; si la población no abre las puertas al operario de la campaña cuando vaya a hacer el tratamiento focal y le exige una inspección detallada, las acciones no son sostenibles para la eliminación» del mosquito.

Peña García agregó que numerosos centros de trabajo siguen teniendo el vector.

Este 5 de octubre concluye la etapa intensiva de la campaña de las autoridades de Salud, pero las acciones de vigilancia y control del vector por parte de la población y organismos involucrados no puede detenerse, precisaron ambos especialistas.