«La Casa
del Cheesecake Santiaguero» (Foto tomada de Sierra Maestra)

En medio de la escasez de alimentos como el huevo, la harina y otros, abre en Santiago de Cuba una dulcería estatal, bautizada como «La Casa del Cheesecake Santiaguero», única de su tipo en la Isla, dio a conocer el diario local Sierra Maestra.


El establecimiento ubicado en Lico Bergues, esquina Pizarro, se especializa en hacer cheesecakes como su nombre lo indica, o tarta de queso en español. Además del gustado postre, también comercializan en estos momentos
eclears, cake de nata, mantecado de azúcar y pan de huevo o de mantequilla, entre otras opciones, que de acuerdo al periódico estatal, se encuentran al alcance de los santiagueros. La pregunta que se impone es hasta cuándo. ¿Podrán mantener el abastecimiento de dulces variados en esa entidad, mientras los cubanos se quejan de la escasez de alimentos básicos?

El Sierra Maestra indica que las tartas de queso se venden a 50 CUP (2 CUC).

Milena Rivero Ramírez, jefa de turno de La Casa del Cheesecake Santiaguero, explicó que ellos lo preparan con «leche, huevos, maicena, queso crema, mantequilla, vainilla, azúcar y limón; una innovación realizada a partir de la receta del cheesecake japonés (con productos de la provincia)».

El medio de prensa oficialista añadió que el mobiliario de la dulcería recién inaugurada es nuevo, que todo se comercializa en moneda nacional, y se distinguen «por el buen gusto y el grato servicio que sus trabajadores brindan».


En diciembre pasado, el director general de la unidad empresarial de base (UEB) Cereales Frank País García, en medio de una escasez generalizada en todo el país, indicaba que se estabilizaba la producción de harina en la provincia, no obstante advirtió podrían existir retrasos en la distribución de pan.

La Frank País, según las palabras del directivo, se estaba haciendo cargo de abastecer de harina a Las Tunas y a una parte de la provincia de Holguín.

Lo cierto es que el ritmo de distribución de harina en el país, todavía dista mucho de haberse normalizado, y recientemente los cubanos se quejaban de que el pan normado se estaba elaborando con boniato, a falta del ingrediente básico.

Quizás suceda con La Casa del Cheesecake en Santiago lo que ha sucedido con muchos de estos establecimientos estatales, que durante unos meses logra calmar las ansias de la población con algo diferente y novedoso, para luego empezar a declinar, hasta convertirse en un lugar en ruinas, asolado por el desabastecimiento.