Foto de archivo

Dada la actual crisis energética en la isla, el régimen de Cuba autorizó la importación sin carácter comercial de plantas eléctricas con potencia mayor a los 900 voltios. La medida será de carácter excepcional y estará vigente hasta el 31 de diciembre de este año 2022.

Este lunes el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP), hizo público en la Gaceta Oficial de Cuba la Resolución 218/2022 que autoriza la importación de generadores eléctricos de mayor potencia que los hasta ahora permitidos entrar a la isla con las disposiciones de la Aduana General en vigor desde el 15 de agosto último.


De acuerdo a la nueva disposición se “autoriza, excepcionalmente, la importación sin carácter comercial, por encima del valor establecido para la vía de los envíos aéreos, marítimos, postales y de mensajería, de las plantas eléctricas de una potencia superior a los 900 vatios, que se presenten a despacho de la Aduana General de la República hasta el 31 de diciembre de 2022”.

La nueva resolución especifica que se aplicará “una tarifa arancelaria del treinta por ciento (30%) para el pago del Impuesto Aduanero al exceso de la carga que corresponde gravar” y que “la presente Resolución es de aplicación a las operaciones realizadas a partir del primero de agosto de 2022”.

Según el argumento del MFP “al valorar las afectaciones al sector residencial que aún persisten, producto del déficit de energía que ocasiona las averías en el sistema electroenergético nacional, resulta necesario autorizar, de manera temporal, la importación de plantas eléctricas de una potencia superior a los 900 vatios, cuyo valor referencial en Aduana excede el valor máximo de doscientos (200) dólares estadounidenses permitidos a importar por la vía de los envíos aéreos, marítimos, postales y de mensajería sin carácter comercial”.

Tras la entrada en vigor de las nuevas disposiciones para las importaciones de generadores de energía a la isla sin carácter comercial de la Aduana General de Cuba, han aumentado los envíos desde Miami en las últimas semanas.

Según Univisión 23, Agencias de transporte de mercancías estadounidenses reportaron un sustancial incremento de envíos de estos equipos para paliar la crisis energética cubana que parece no tener fin.