La empresa cubano-italiana Industria Arthis S.A. se presentó en la XXXVI Feria Internacional de La Habana (FIHAV 2018), en busca de inversionistas que ayuden a la importación de materias primas para la confección de pañales en la Isla.

El director general de la compañía, Armando Quintero González dio a conocer a la prensa estatal cubana que tienen como objetivo encontrar proveedores de distintos mercados para garantizar insumos de máxima calidad, y así imponer precios «competitivos, pero asequibles a la mayoría…»

La parte cubana Industrias Nexus S.A., es el accionista mayoritario y pretende asimilar el proceso de reinversión con los ingresos de la primera etapa.

Esta empresa es un proyecto a largo plazo, que cuenta con cuatro líneas de fabricación, dos de ellas en una primera fase para la obtención de rellenos o insertos rectangulares destinados a niños y adultos, con distintos soportes externos y propiedades súper absorventes.


A cargo de la tecnología de las maquinarias a utilizar en el proceso productivo, está la italiana LR Moroni S.R.L., que además supervisará la calidad de los artículos higiénico-sanitarios. Ahora el producto final va a ser cubano, y según el directivo, ya tiene hasta su marca registrada.

Ubicada en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), la empresa mixta se encuentra en la actualidad en la etapa inversionista.

Esta será la primera fábrica de pañales desechables en Cuba, puesto que hasta ahora no existe ninguna de este tipo, y los que se venden en las tiendas recaudadoras de divisas son importados, y se comercializan a abusivos precios para el bolsillo de los cubanos.

El régimen de La Habana ha aprobado varios decretos y resoluciones para estimular la maternidad en la Isla, que tiene hundida su tasa de fecundidad global desde hace 30 años, aunado al envejecimiento poblacional.

Crear una empresa de pañales desechables en la Mayor de las Antillas, también es un paso para propiciar que las cubanas tengan hijos, cuando en reportajes recientes las madres en el país caribeño se han quejado de los altos costos de la gasa y la tela antiséptica para bebés, además de las dificultades para encontrarla, a causa del desabastecimiento.

(Con información de Diario de Cuba)