Emotiva visita de Yasiel Puig a niños que padecen cáncer en un campamento de verano (Imágenes tomadas de redes sociales y de MLB.com)

«Este ha sido uno de los mejores días de mi vida», confesó el cubano Yasiel Puig en sus redes sociales, tras postear un vídeo en el que se ve divirtiéndose con incomparable entusiasmo junto a niños que padecen cáncer en Camp Simcha, un campamento que cada verano ofrece a 200 niños con esta enfermedad, y otros trastornos sanguíneos dos semanas para compartir con amigos, y brindarles el coraje de luchar contra su padecimiento, informa Diario de Cuba.


«Quiero agradecer a tanta gente, comenzando con todos mis nuevos amigos en @campsimcha. Gracias por darme la bienvenida y darme sus sonrisas hoy. Son mi inspiración y cuando haga cosas buenas en el campo las haré por ustedes», añadió.

En declaraciones para el portal de Grandes Ligas, el jardinero de los Indios de Cleveland, expresó que «es un poco triste ver a niños pequeños que han estado enfermos desde una edad temprana, como 7-14 años. Pero cuando los ves sonreír (…) olvidas, y todos olvidan, que los niños están enfermos».

Este martes fue su primer día libre en tres semanas, Puig alquiló un helicóptero y visitó a los niños en el campamento de Nueva York, según Al Bat, «no muchos atletas muestran el entusiasmo ilimitado» del pelotero cubano, «fue conmovedor verlo jugar con los niños».

Niños y adolescentes compartieron emotivos momentos con el beisbolista, bailando, fotografiándose y sonriendo, sobre su visita al campamento Puig confesó al portal de la MLB que no esperó las actividades fueran tan movidas, sin embargo se tornó una jornada de fiesta en la que el deportista cantó e inspiró a los pequeños.

«Eso es bastante sorprendente porque cuando era un niño, soñaba con que alguien famoso o alguien de cualquier deporte viniera a decirme hola o pasar tiempo conmigo. Nunca tuve esa oportunidad cuando estuve en Cuba, y esa es la razón por la que me encanta dar esa oportunidad a los niños y me encanta retribuir a la comunidad», explicó.

El jugador de los Indios de Cleveland se unió a los pequeños en la pista de baile, y también visitó a uno de los niños en la enfermería, que no pudo participar en las actividades por su delicado estado de salud.

Puig pasó cuatro horas en el campamento, aunque pensaba dar consejos a los menores sobre cómo mantenerse fuerte en los momentos difíciles, admite fue él quien se marchó inspirado.

«[Un niño] comenzó a hablar sobre el béisbol y dijo:‘ Me encanta cómo juegas. Sigue luchando», contó el cubano.

«Y dije: ‘Oh, soy yo quien viene aquí para decirles que sigan luchando y que todo estará bien, y tú eres quien me dice que siga adelante, pelee y trabaje duro’, y eso hizo mi día», concluyó.

La visita de Caballo Loco ha conmovido también a muchísimas personas, incluyendo a los padres de los pequeños, y a personas que han visto las imágenes en la prensa, el amigo que invitó a Puig al campamento, ha recibido mensajes de agradecimiento de lugares tan lejanos, como Australia e Israel.