Loganair, una aerolínea regional escocesa es la que vuela el trayecto más corto del mundo, gracias a su itinerario entre Westray y Papa Westray, dos de las islas Orkney ubicadas al norte de Gran Bretaña. El vuelo, que recorre 1.7 millas, dura solo 1.5 minutos en el aire. El costo de un boleto comienza en 17 libras (aproximadamente $ 22), reportó el New York Post.

Mientras, el vuelo más largo del mundo, que volvió a entrar en servicio la semana pasada, es la ruta de Nueva York a Singapur realizada por Singapore Airlines la cual toma casi 18 horas, aproximadamente 1,080 veces más que el vuelo de Loganair, más o menos un minuto. Los boletos se vendieron por $ 2,147 y más en el sitio web de Singapore Airlines esta semana.


La ruta Westray-Papa Westray no es el único vuelo corto que ofrece Loganair. El viaje entre Eday y Kirkwall, otras dos de las islas Orkney, toma 10 minutos para completar.

Otros viajes sorprendentemente cortos son: El año pasado, United Airlines lanzó el vuelo más corto en los EE. UU. continentales, un viaje de 16 minutos entre San Francisco y Santa Rosa, ubicado en la región vinícola del condado de Sonoma.

El operador de vuelos turísticos Greater Toronto Airways cuenta con el vuelo más corto en América del Norte, una ruta de 10 minutos entre Toronto y Niagara.

En Hawái, los viajeros pueden tomar un vuelo de 15 minutos entre los aeropuertos de Kalaupapa y Ho’olehua en Moloka’i por tan solo $ 50 en Mokulele Airlines.


El articulo sugiere otros medios de transporte menos agresivos para el medio ambiente. Volar es particularmente malo para el ambiente: las aeronaves son responsables del 2.5% del total de las emisiones globales de dióxido de carbono. Por lo tanto, los viajeros preocupados por su huella de carbono tal vez quieran considerar otros medios de viaje, por ejemplo, un ferry de 25 minutos para automóviles también corre entre Westray y Papa Westray.