Para la consultora The Havana Consulting Group, es imposible que Cuba alcance la meta de los cinco millones de turistas.

Durante el primer semestre de este año, se registró un declive en el arribo de turistas procedentes de EEUU, con una caída de 23.6% respecto al mismo período el pasado año.

“¿La industria cubana del turismo en el ojo de la tormenta?”, es el título del informe de la consultora que avista un descenso del turismo global a la Isla durante el primer semestre de 2018, han llegado a la Mayor de las Antillas 150.000 turistas menos.

El reporte señala que ha sido demoledor para el sector turístico la combinación de “malas prácticas y un sinnúmero de problemas acumulados no resueltos”.


De enero a finales de junio arribaron a Cuba 83.269 viajeros estadounidenses menos que en el mismo período durante el pasado año, cuando visitaron la Isla 348.713 turistas.

Según la consultora el descenso tuvo que ver con las restricciones a los viajes individuales, las afectaciones de salud sufridas por varios funcionarios estadounidenses en La Habana, y la “prohibición de hospedaje en los hoteles bajo la estructura de las Fuerzas Armadas”, impuesta por el Gobierno de Donald Trump.

De hecho la contracción no ha sido mayor, por los viajes de los cubanoamericanos al país caribeño, los cuales han crecido un 21.1%.

Los vuelos a Cuba también han disminuido, sufriendo una contracción del 31.6% en 2018.

La inadecuada infraestructura, y la baja en los servicios incluyendo los problemas de transporte aéreo y terrestre también han influido negativamente.

La oferta de la Isla ha perdido atractivo al compararlas con destinos como México, Bahamas, Jamaica u otros.

Para revertir la baja de turismo, el régimen de La Habana tendría que realizar una reforma profunda que implique la “descentralización” del negocio del turismo, y permitir que las empresas privadas incursionen en el sector.

(Con información de Martí Noticias)