El primer viceministro cubano Roberto Morales Ojeda tuvo la «fantástica idea» de sugerir a los cubanos fabricar sus propios nasobucos y utilizarlos ante la inminente amenaza del coronavirus, informa Diario de Cuba citando reporte del periódico oficialista Granma.


Morales Ojeda también dio a conocer que el país caribeño tiene casos de enfermedades como el dengue, zika y chikungunya, en estos momentos.

De acuerdo al diario estatal «si esas enfermedades repuntan en un posible escenario de presencia del coronavirus, la situación se tornaría en extremo compleja».

Aunque «el coronavirus no ha entrado a Cuba», explicó el lunes el primer ministro Manuel Marrero Marrero, en la Mesa Redonda Informativa de la televisión de la Isla, y la industria nacional tiene previsto elaborar un millón de cubrebocas, el régimen ha hecho un llamado para que la iniciativa se tome en casa.

Las autoridades cubanas también han recomendado el uso del hipoclorito de sodio al 1%, efectivo contra gérmenes.


En el país comunista de igual modo se ha informado de los posibles centros de aislamientos provinciales en caso de contagios por coronavirus, en las tres reuniones regionales en las que ha estado presente el designado gobernante Miguel Díaz-Canel.

El Gobierno se ha referido a «las limitaciones materiales», por lo que se diseña previamente «cómo trasladar a la persona sospechosa de contagio al lugar de recepción establecido, y la manera en que se tomarán las muestras para el diagnóstico».

Además del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), el Laboratorio de Medicina Nuclear de Villa Clara, se utilizará igualmente como otro centro para los estudios virológicos.

El COVID-19 está presente en 113 países, con más de 115.000 casos, y más de 4.000 muertes alrededor del mundo.